Regreso a Clases

¿Cómo estimular hábitos creativos en los niños?

Esto son sólo algunos tips para que fluya la creatividad.

El desarrollo educativo y profesional no puede ser el único objetivo de una crianza integral pues  deja atrás una de la capacidades que nos distingue como humanos: la creatividad.

Con una serie de acciones sencillas se puede desarrollar la creatividad de un niño con el fin de que aprenda a solucionar problemas cotidianos y pueda formar su propia personalidad.

Además de realizar actividades artísticas, estas pequeñas acciones pueden estimular hábitos creativos en un niño:

Soluciones alternativas (método de sombreros)

La mejor forma de estimular la creatividad es olvidar que existe sólo una forma de hacer algo o resolver problemas. Si bien hay situaciones que no son flexibles, la mayoría del tiempo siempre existen diversas perspectivas.

El llamado método de los seis sombreros desarrollado por Edward de Bono parte de esto y sugiere enseñar a los niños “ponerse” diferentes sombreros que abordan una situación desde una perspectiva diferente hasta abarcar seis ejes (“ponerse” seis sombreros): los hechos y las cifras, lo negativo/objetivo, emociones/opiniones, optimista/positivo, normativo y creativo.

Imaginación

Precisamente el plantear a un menor la posibilidad de explicar algún hecho o fenómeno no sólo estimula su imaginación, sino que le ayuda a desarrollar su pensamiento analítico.

También generará muchos beneficios las actividades que estimulen que el niño narre o invente historias con el único propósito de agotar todo lo que tiene en la cabeza.

Ampliar su vocabulario

El lenguaje es el límite de mi mundo, afirmó el filósofo Ludwig Wittgenstein, y con razón. Enriquecer el vocabulario es como ir encontrando detalles en una fotografía o pintura que le agregan valor a nuestro día a día.

Juegos como el basta u otros relacionados a la formación de palabras no sólo enriquecen el léxico, sino que amplían la capacidad creativa de un menor.

¿Cómo estimular hábitos creativos en los niños?
Pexels

Retroalimentación

Aunque sus soluciones no sean verosímiles o sus intentos artísticos no sean brillantes, es importante dar una retroalimentación que motive al menor a seguir aprendiendo.

El fin de estos ejercicios no es el resultado, sino estimular procesos creativos. Es importante hacerle ver que aunque falle en las dinámicas, sigue desarrollándose y cumpliendo su objetivo.

Te puede interesar:

Cursos de verano en línea en tiempos de COVID-19

Cómo organizar un curso verano para tus hijos y sus amigos

Telefórmula en vivo

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close