16 de septiembre: IMSS afirma que una cazuela de pozole no engorda; es un plato completo con nutrientes

¿El pozole no engorda? Sí, así como lo lees, avalado por los médicos expertos y especialistas.

Uno de los platillos mexicanos por excelencia para estas fiestas patrias -e incluso para la temporada decembrina- es este que está elaborado a base de maíz y que se acompaña con numerosos condimentos e ingredientes. Si experimentas un poco de culpa por comerlo, te tenemos noticias importante: el pozole no engorda.

Durante mucho tiempo los mexicanos nos hemos sentido acomplejados o preocupados por la famosa “dieta de la T”; sin embargo, expertos en nutrición repiten hasta el cansancio que no se trata de las calorías, sino de la cantidad de alimento que se consume.

Así que si en esta fiestas decidiste comer más de dos platos te tenemos buenas noticias: el pozole no engorda; deja de sentirte culpable o de tener una mala relación con la comida. Para ello, el Instituto Mexicano del Seguro Social se detuvo a explicar un poco sobre el contenido de este platillo.

El pozole no engorda, deja de preocuparte demasiado

Desde hace ya varios años las dependencias de salud mexicanas se han preocupado por desestigmatizar la carga negativa que se le atañe a este platillo que se consume con regularidad en las casas mexicanas.

“Es un plato completo que contiene todos los nutrientes necesarios para la hora de la comida. Una cazuela de pozole no engorda, engordas tú si te comes dos”, señaló el IMSS en una publicación en donde dio a conocer cuán importante es este platillo para la nutrición de los mexicanos.

Para garantizar un mejor consumo se sugiere no acompañarlo con crema o chicharrón, así como disminuir el número de tostadas al mínimo.

¿Cuál es la historia del pozole en nuestro país?

Más que una pieza de la comida mexicana el pozole era una ofrenda para el Dios Xipe Tótec, mismo que el emperador Moctezuma comía como parte del ritual. En entrevista para Milenio, el Historiador y Chef mexicano, Rodrigo Llanes comentó que el platillo solía tener carne humana durante los tiempos antes de la Conquista.

“Parte del ritual era que el tlatoani y los guerreros comían la carne de los combatientes vencidos; ésta se cocía en pozole. Al tlatoani siempre le tocaba los más exquisito: el muslo. Con el resto de la carne cocida se hacían tamales que se repartían”, detalló el chef.

Actualmente su preparación consiste en maíz, carne, chile y verduras; de acuerdo con la historia, el nombre del platillo tiene su origen en el náhuatl y significa espuma debido a que  incluye cacahuazintle.

También podría interesarte:

Salir de la versión móvil