Vida y Estilo

Día de la Candelaria: Cuándo se celebra y por qué se comen tamales

Una tradición que marca el inicio de las festividades religiosas y que le precede a la Rosca de Reyes.

En México la gente suele siempre estar un pie adelante, para muestra la festividad alusiva al Día de la Candelaria; y es que esta celebración religiosa va directamente ligada con el Día de Reyes, así como con la rosca que se come el 6 de enero.

Este día se celebra 40 días después de la Navidad, la razón por la que se hace esta fiesta es porque simboliza la pureza o “cuarenta” que vivió la Virgen María después de dar a luz a Jesús. Como símbolo de agradecimiento y purificación, se llevaban velas a la iglesia para ser bendecidas.

Pero también se hace en honor a la Virgen María de la Candelaria, la cual tiene origen en Tenerife, en una isla Española; el término nace de la alusión al candelero o las velas, por lo que simboliza “la luz santa que guía el camino”.

¿Qué es lo que se sabe al respecto de la celebración?

El Día de la Candelaria se celebra el 2 de febrero y en México -como muchas otras tradiciones- sufrió un cambio importante durante la época virreinal, ya que coincidía con la temporada de siembra en la región. La gente solía festejar esta fecha preparando tamales.

Su relación directa con la Rosca de Reyes tiene que ver con el hecho de que la tradición dicta que aquel al que le salga el “Niño Dios” en este delicioso postre debe ofrecer e invitar los tamales durante esta importante conmemoración que ya forma parte del ideario mexicano.

“La tamaliza” y la “atolada” son dos conceptos con los que se le relaciona a la fiesta que se realiza el 2 de febrero. Pero además, en México la gente lleva a su imágeneres religiosas del Niño Jesús a presentarlas al templo, por lo que la connotación religiosa no se puede desvincular incluso cuando tiene un origen prehispánico.

A pesar de tener un antecedente prehispánico relacionado con la siembra, en el tema bíblico también está el relato relacionado son Simeón el anciano, un hombre que recibió una revelación divina que le anunció que “no podía morir hasta ver al niño Dios”.

Simeón llevaba candelas  a la Iglesia como símbolo de la luz que traería el niño; hasta que llegó María con Jesús en brazos y Simeón expresó: “ya puedes dejar que muera en paz”. Falleció de forma súbita y repentina tras haber sido parte de la revelación.

 

 

 

 

 

 

Con información de México Desconocido

También podría interesarte:

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button