Vida y Estilo

Impresionante: Mujer padecía dolores intensos de cabeza, tenía una larva cerebral

Durante siete años consecutivos una mujer tuvo dolores de cabeza tan fuertes que incluso desarrolló problemas de visión, mismos que fueron causados por una larva que se alojó en su cerebro.

Hay personas que tienen padecimientos crónicos tan delicados que parecen sacados de un libro de ficción, justo como esta mujer que tenía dolores tan intensos de cabeza que la dejaban ciega.

Más tarde, la mujer descubrió que poco tenía que ver con una migraña común y corriente; los médicos encontraron que en su cabeza tenía alojada una larva cerebral que estaba afectando su salud.

Durante siete años consecutivos una mujer tuvo dolores de cabeza tan fuertes que incluso desarrolló problemas de visión, mismos que fueron causados por una larva que se alojó en su cerebro.

El American Journal of Tropical Medicine and Hygiene dio a conocer el caso de una mujer australiana que desde los 18 años y hasta los 25 presentó fuertes dolores de cabeza; su calidad de vida estaba tan afectada que después de varios años dieron con la razón de sus síntomas.

Al menos dos o tres ocasiones en el mes la chica tenía esta clase de dolor cegador que la postraba en la cama y la hacía ingerir un medicamento muy fuerte que poco hacía por sus múltiples malestares.

No era un tumor, encontraron algo mucho peor

En un primer momento los médicos pensaron que era un tumor, así que decidieron hacerle una intervención con su respectiva tomografía, lo que encontraron fue perturbador.

Lo que encontraron no fue un tumor, sino una especie de quiste que estaba lleno de tenias o huevecillos de ellas, estas larvas que de no ser tratadas pueden llegar a traer consecuencias importantes en los seres humanos.

Afortunadamente, tras 7 años de tener una pésima calidad de vida, la mujer logró superar este episodio en su vida en el que le retiraron el quiste sin complicaciones y no requirió de mayor tratamiento.

En caso de no tratar el parásito conocido como tenia, puede convertirse en cisticercosis, o incluso hacer que estas larvas lleguen al sistema nervioso, los músculos, piel y ojos, lo que puede traducirse en un gran caos para el organismo.

Los médicos continúan investigando su caso, ya que la mujer no había salido de su país y era barista, por lo que no era probable un contagio por agua contaminada. Aunque no descartan que su contacto constante con miles de personas la hicieron susceptible.

 

¿Qué te parece este delicado caso?

 

 

 

 

 

 

También podría interesarte:

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button