Vida y Estilo

Ricos en la playa, ¿ellos sí pueden vacacionar pese a la pandemia?

Mientras que las semanas pasaban y el pico de la pandemia en México continuaba a la alza, en redes había gran eco de críticas en contra de las personas que seguían trabajando aún con la epidemia en su punto más alto.

Hace unas semanas, cuando México aún se encontraba en semáforo rojo, se hizo viral la imagen de Eiza González y Timothee Chalamet vacacionando en Los Cabos, Baja California en medio de una pandemia. Pero en lugar de cuestionarse por qué ellos en su posición de ricos y famosos podían viajar, muchos se fueron por la tangente de criticar la ropa interior del actor de origen francoestadounidense.

Mientras las semanas pasaban, y el pico de la pandemia en México continuaba a la alza, en redes había gran eco de críticas en contra de las personas que seguían saliendo -trabajando- aún con la epidemia en su punto más alto.

“Por su culpa no vamos a salir nunca”, “No salgan, no es indispensable”, “Quédense en su casa”, eran algunas frases que se leían en redes sociales dirigidas a personas del estrato social más bajo, mismas que viven al día en su economía.

Sin embargo, pocos repararon en hacer un examen de conciencia para comprender los problemas que implicó el implementar una cuarentena rigurosa para sectores como el comercio informal o pequeñas y medianas empresas.

Las clases sociales privilegiadas, o los “ricos”, presumían una vida holgada desde la comodidad de sus hogares con todas las amenidades: desde alberca hasta cancha de tenis. Mientras que la clase baja era señalada por salir a las calles en su necesidad de obtener el sustento para sobrevivir.

Varias semanas han transcurrido desde ese momento; con semáforo en color naranja, alrededor de 403 mil contagiados de covid-19 y casi 45 mil muertos, muchos han decidido relajar las medidas.

El mensaje del gobierno, personajes de la farándula e influencers es confuso… Pese a que de nuevo hay un repunte en hospitalizaciones, la gente comienza a viajar a las playas. ¿Las más populares? Acapulco y Cancún.

Pero no salen de una forma discreta, lo hacen con bombo y platillo en esta nueva normalidad que aún ofrece un panorama completamente incierto y amenazante.

Influencers y clase privilegiada mandan mensajes confusos

Si bien una pequeña parte de la población pudo realmente hacer una cuarentena estricta, muchos hicieron lo posible por dejar de salir y no exponerse al contagioso coronavirus.

A cuatro meses de que se inició el confinamiento, ahora las clases sociales privilegiadas comienzan a presumir en sus redes las increíbles bondades que el dinero les trae.


Como si de una inmunidad se tratara, actrices, cantantes e influencers comparten en sus redes sociales postales en las que aparecen posando en yates, a la orilla de la playa, comiendo en restaurantes y gozando de esta nueva normalidad.

Muchas veces sin cubrebocas, pero con personas a su alrededor equipadas como si estuvieran a punto de entrar a un peligroso laboratorio.

Esto ha desatado debates y críticas al respecto de la forma en que hacen públicas sus vacaciones de verano en medio de la pandemia. Algunos consideran que es necesario para reactivar la economía, otros que están exponiéndose ellos mismos y a la población que visitan.

Los médicos siguen al frente de la batalla

A propósito de esta controversia, una trabajadora de la salud realizó un post en sus redes sociales donde pidió que si bien podían salir de vacaciones, no lo hicieran de forma pública o anunciándolo a los cuatro vientos.

“Si sales por favor no lo publiques, incitas a otros a hacerlo pues causa frustración el sentimiento de injusticia el porque tú si das ese lujo mientras otros se cuidan”, escribió la usuaria @Skincarebyilse.

A poco más de 130 días desde que comenzó el brote de coronavirus en México, hay personas que están relajando las medidas a un grado preocupante.

El otro lado de la moneda, el turismo

Sitios turísticos como Cancún, Huatulco, Acapulco y otras playas emblemáticas de México buscan que el turismo se reactive.

Es evidente, hace tan solo un año se dio a conocer que la derrama económica del turismo superaba por mucho a la del petróleo.

De acuerdo con el Gobierno de México, para el 13 de mayo de 2019 el sector turismo recibió una derrama económica internacional de 6 mil 457 millones de dólares, lo que fue equivalente a un alza de 14.1 por ciento.

Tan solo en el primer trimestre de 2019 en México se recibieron a 11 millones de turistas internacionales; una cifra que en mayo de este año se redujo en un 45.6% a causa de la pandemia de coronavirus.

Aún en febrero la Secretaría de Turismo esperaba que el 2020 dejara una derrama económica de 26 mil millones de dólares. Este panorama difícilmente ocurrirá en los próximos meses.

Considerando al enorme número de mexicanos que se mantienen del turismo o de las actividades económicas que de ellas se desprenden, la reactivación de estas actividades es fundamental, pero debe hacerse con sumo cuidado.

Es necesario extremar las medidas

En medio de un problema global que ha puesto en jaque al mundo, es fundamental comenzar a crear consciencia y ser más empáticos al respecto de las acciones.

Principalmente porque si una persona con mejor ingreso económico enferma de covid-19 tiene más posibilidad de atenderse en los mejores hospitales, dejando a su suerte a aquellos que no poseen acceso a la salud privada.

Peleando por un ventilador, por una cama o incluso por la atención de las enfermeras, el panorama para las clases sociales menos privilegiadas es mucho menos alentador que para todos los influencers que en medio de la crisis sanitaria ya están viajando.

 

También podría interesarte:

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button