Vida y Estilo

Julio Camejo abre debate: El exceso de cobros por parte de las escuelas privadas

Por medio de sus redes sociales compartió una queja en la que expresa su inconformidad al respecto de los elevados precios de las colegiaturas que se pagan en las escuelas privadas en este regreso a clases 2020-2021.

Desde que inició la cuarentena y los niños tuvieron que dejar las escuelas, muchos liceos particulares siguieron cobrando la colegiatura, hecho que aceptaron muchos padres de familia. Sin embargo, ahora que el regreso a las aulas está en duda y las instituciones siguen exigiendo los pagos, muchos padres como el actor Julio Camejo han levantado la voz para quejarse de algunos cobros sin sentido.

Por medio de sus redes sociales compartió una queja en la que expresa su inconformidad al respecto de los elevados precios que se pagan en las escuelas privadas en este regreso a clases 2020-2021, incluyendo una cuota de mantenimiento o uso de instalaciones. “¿Cuáles?”, se pregunta.

“¿Es idea mía o las escuelas privadas están siendo lo más anti-solidario que se puede ser ante esta situación que está viviendo el país?”, expresa el actor.

Julio Camejo menciona que dentro de las cuotas de inscripción están consideradas algunas actividades que dado el formato a distancia no se pueden llevar a cabo.

“Eventos especiales, ¿qué eventos? Uniforme, ¿qué uniforme si los niños están en la casa trabajando en pijama? Cuota de laboratorio, por el amor de Dios, si el laboratorio es la cocina de mi casa”, comparte en su cuenta de Instagram.

 

El inicio de un problema mayor a causa de la crisis sanitaria

Ante el panorama incierto de un posible inicio de clases el 10 de agosto por parte de la Secretaría de Educación Pública, muchas familias están sumamente preocupadas.

Mientras que algunos se truenan los dedos para pagar una colegiatura e inscripciones, otros definitivamente deberán dejar de lado su educación por falta de medios o herramientas.

Ante la crisis del coronavirus el tema de las colegiaturas se ha sometido a debate de forma importante entre los colegios, instituciones, padres de familia e incluso con las entidades de conciliación.

Muchas familias aseguran que están pagando más de lo que corresponde a las escuelas, principalmente a las privadas. Esto debido a que ellos están poniendo la luz, agua y herramientas como el internet o medios digitales para que los pequeños puedan seguir estudiando.

Cuando recién comenzó la crisis sanitaria, la Procuraduría Federal del Consumidor manifestó que estos pagos debían seguirse haciendo, e incluso invitó a que se hicieran acuerdos entre escuelas y padres de familia para reducir el impacto en el bolsillo.

“Sí deben pagarse. El decreto presidencial publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF), no elimina la obligación del pago de colegiaturas, porque la contingencia está denominada como causa de fuerza mayor, por lo que los proveedores, en este caso las escuelas privadas, no pueden continuar dando clases”, expresó la PROFECO.

 

En su mayoría, los comentarios hacia el actor fueron positivos y comentaron que esta en lo cierto al pedir que se disminuya el precio de las inscripciones en medio de la pandemia.

“Además de que las clases virtuales dejan muuucho que desear. No se están cumpliendo los objetivos de aprendizaje. Son menos horas y y si la plataforma falla no tienen manera de recuperar lo poco que les hayan enseñado ese día. Abuso total y cero comprensión para los padres que nos seguimos rifando por los hijos”, expresó Sebastián Rulli.

¿Por qué sí y por qué no deben reducirse las colegiaturas de los colegios?

Homero Garza Rodarte presidente de la Comisión de Educación de Coparmex explicó que en gran parte las escuelas no pueden bajar sus colegiaturas debido a los sueldos de los profesores.

“El maestro da igual la clase, como si estuvieras en el colegio, es decir se va a grabar la clase, pero el maestro asiste, hay poquito de mayores costos ahora por las transmisiones, por las contrataciones de las plataformas, que también tienen sus costos, entonces realmente andamos tablas, a pesar del uso de la tecnología”, destacó Garza a Global Media.

Por otra parte: Es importante mencionar que en este tiempo de reinscripciones o inscripciones las escuelas deben ser mucho más flexibles en ciertos puntos.

Definitivamente no se puede disminuir el sueldo de su plantilla laboral, pero sí es posible hacer ciertos descuentos en rubros como uso de agua, luz, materiales, etc., pues los estudiantes no están de manera presencial en el centro escolar.

“Algunos colegios si han podido bajar colegiaturas, poquitos han logrado hacer eso, pero la mayoría no puede, por la carga de los sueldos de los maestros no puede bajarlos, se ha cuidado ante todo no bajar los sueldos de los maestros, no afectar los sueldos, entonces es donde muchas escuelas no han podido tampoco bajar las colegiaturas”, dijo el presidente de la Comisión de Educación de Coparmex.

Eventualmente, este problema se podría traducir en un aumento de alumnos que están en escuelas de educación pública ya que los padres no tienen la capacidad económica para seguir pagando este acceso a la educación privada.

A los maestros, ¿quién los apoya?

En medio de esta crisis y pandemia mundial, también se han visto casos de docentes que están haciendo todo lo posible por actualizarse.

Mientras que las escuelas privadas continúan cobrando cuotas como el “uniforme” o el “uso de laboratorio”, muchos profesores están destinando recursos propios para dar contenido de calidad.

Desde una cámara web con mejor calidad, cursos para entender mejor la tecnología, talleres para ser docentes 3.0, internet con mejor alcance para brindar las clases, la luz que se gasta en el día a día; los maestros también deben recibir apoyo extra por parte de sus colegios.

 

 

También podría interesarte:

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button