Uncategorized

Conoce la dieta del guerrero, desde sus beneficios hasta aspectos negativos

La dieta del guerrero comienza a causar revuelo, ya que muchos consideran que si bien el ayuno intermitente no es la mejor forma de perder peso, en menor medida lo es este régimen novedoso.

Todos los días surgen nuevas tendencias en la alimentación así como novedades en las sugerencias para perder peso, como es el caso de la polémica dieta del guerrero.

Se trata de una forma de alimentación que se basa en los fundamentos del ayuno intermitente y tiene restricciones mucho más explícitas al respecto de lo que sí se puede comer y lo que no.

La dieta del guerrero comienza a causar revuelo, ya que muchos consideran que si bien el ayuno intermitente no es la mejor forma de perder peso, en menor medida lo es este régimen novedoso.

Ori Hofmekler es el creador de esta dieta que busca eliminar la obesidad por medio de una alimentación prehistórica, la cual se basa en todo lo que los antepasados comían, cazaban o recolectaban.

Supuestamente esta dieta del guerrero asegura que podrás perder peso de forma sencilla y sin complicaciones, además de que el proceso será rápido y radical. Sin embargo, es bien sabido que las dietas milagro pueden ser muy peligrosas para la salud.

Esto es lo que debes tomar en cuenta sobre esta forma de alimentación

La idea principal de la dieta del guerrero es alimentarse durante una ventana de cuatro horas y ayunar las siguientes 20 horas restantes, y establece qué es lo que sí se puede comer y lo que no.

Una vez que se inicia el régimen, en la primera semana es posible consumir agua, té, café, verdura y fruta cruda, frutos secos,  yogurt, huevo cocido y un poco de caldo durante las horas de ayuno, exclusivamente.

Pero en las cuatro horas de comida de esa primera semana solo será posible comer comer legumbres, verduras crudas y cereales integrales.

La segunda semana se puede tomar lo mismo en el ayuno, pero en las horas de comida se puede consumir proteína de origen animal, así como verduras asadas o cocidas.

Las siguientes semanas el ayuno se mantiene y se incluye en la comida alta ingesta de carbohidratos solamente dos días a la semana y baja ingesta los días restantes.

Aunque garantiza que por medio de ella se puede perder peso de forma sencilla, no es una dieta sostenible, puede generar estrés o ansiedad, y tampoco es posible adherirse a este estilo de alimentación.

 

 

 

 

Con información de Trendencias

 

También podría interesarte:

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button