Opinión

OPINIÓN

Apertura 2023, azulcrema de principio a fin

El América fue el mejor equipo del torneo, perdió solo dos partidos en todo el semestre.

Créditos: Especial
Escrito en OPINIÓN el

América es el nuevo campeón del fútbol mexicano después de ganar la final del Apertura 2023, un encuentro que se ha repetido tres veces en esta instancia, ahora con una ventaja favorable al club de Coapa. Si el fútbol hace justicia, esta fue una de esas veces; América fue el mejor equipo del torneo, perdió solo dos partidos en todo el semestre, en la Jornada 1 y la vuelta de semifinales que ya había echado a su bolsa con un marcador global inalcanzable par el rival; fue el conjunto más goleador del certamen y el que menos goles recibió, esta vez no tuvo al campeón goleador en sus filas, pero sí a uno de los porteros que más atajadas hizo y que mantuvo su puerta en ceros en más de la mitad de partidos jugados. América redondeó en la final todo lo que trabajó, y logró, durante las 17 fechas del torneo regular y si en algún momento se dudó de las cualidades de la dirección técnica, quedó demostrado que Jardine tiene la capacidad de entender el balompié mexicano y sabe cuál es la exigencia por sentarse en el banquillo de un equipo como el azulcrema.

La final que se esperaba como espectacular, por enfrentar a dos equipos de alta calidad, no fue deslumbrante; después de 180 minutos, la ida y la vuelta, el marcador terminó empatado 1-1; la experiencia de los protagonistas los llevó a ser cuidadosos, en lugar de arriesgarse desbocándose por llegar al área rival, la batalla se libró en mayor parte en el medio campo, la lucha fue por el control del balón y con la posesión de la pelota mermar la paciencia y el físico del rival. Al partido en el Estadio Azteca no le pasaba mucho, fueron pocos los remates al arco, de los dos equipos, que llevaron peligro, hasta que cayeron los goles, y esto sucedió hasta de la expulsión de Fulgencio; conforme se terminaban los 90 minutos reglamentarios, parecía que el panorama le acomodaba a Tigres, confiado en que cuentan con un arquero que ataja penales, así ganaron la Copa de Campeones de CONCACAF contra LAFC, pero, una vez más, el gran jugador que tienen en la portería, perdió la cabeza y regaló la primera tarjeta amarilla, que a la postre le sumaría para una expulsión indiscutible.

Tigres no supo descifrar al rival, desaprovechó la ventaja que le otorgó América al jugar con dos laterales mayores de 35 años; Luis Fuentes y Miguel Layún, además de ganar la titularidad, imprimieron experiencia sobre la juventud de sus rivales; el equipo de Nuevo León no logró hacer daño por ninguna de las bandas e intentó sin tener frutos, centralizar sus ataques. La columna vertebral de Tigres también suma años y América intentó ganar las espaldas de la contención y defensa de su rival, pero la buena ubicación en la cancha que dan los años ayudó tanto a Carioca, como Pizarro y Samir neutralizar las ofensivas americanistas. Ilustrativamente, el gol con el que América abrió el marcador llega después de un centro en el que Reyes, sustituto del central brasileño, ataca mal el balón y este llega hasta Quiñones, que falla en primera instancia y es hasta después de la atajada de Guzmán que puede empujar el balón a la red.

Por fin llegó la estrella catorce al escudo americanista; fueron cinco años en los que parecía que se armaba un equipo competitivo, pero su dirección técnica se quedaba corta en las instancias determinantes. No fue con un director técnico de alto perfil, como Solari, que dirigió a Real Madrid, tampoco fue con el interinato revelación de Ortiz; fue un técnico que llegaba de un equipo como San Luis, en donde tuvieron gran ojo para traerlo al fútbol mexicano, que supo responder con buen trabajo a las exigencias casi urgentes del equipo americanista. Un semestre casi perfecto para América, del que se puede olvidar la derrota en casa contra Juárez y el haber perdido, también en casa, la vuelta de la semifinal. En cualquier otro escenario esos descalabros pudieron haber sido una gran piedra en el zapato, pero ante la Copa, se pierden en la memoria; del Apertura 2023 solo quedará haber conseguido una estrella más.