Opinión

OPINIÓN

La desaparición de Yesenia

La historia de Yesenia es una de las de las 90 mil historias de personas que están desaparecidas en el país.

Escrito en OPINIÓN el

“Aquel que no castiga la maldad, ordena que se haga”:

 Leonardo da Vinci

Yesenia es una joven madre soltera de 28 años. Tiene dos hijos menores que dependen de ella. Hace 9 meses salió de su casa para acudir a su trabajo, pero no volvió. Hoy sus familiares la buscan. 

La historia de Yesenia es una de las de las 90 mil historias de personas que están desaparecidas en el país. Historia de mujeres, hombres, niños, niñas y adolescentes que no tienen fin. Están en el limbo de la incertidumbre y la desesperación.

Es una cifra que se acumula a diario sin que, las autoridades federales, estatales y municipales atinen a resolver. Tener un familiar desparecido afirman “es como estar muerto en vida”.

Datos de la Secretaría de Gobernación indican que, de los 189,206 reportes de personas extraviadas desde 1965, el 59 %, es decir 112,035 fueron localizadas, aunque 7.082 de ellas sin vida.

El problema es grave y se concentra en ocho estados de la República. El mayor numero de desapariciones lo tiene Jalisco con 3,566 casos, le sigue Guanajuato con 1,216; Tamaulipas con 1,206 casos; la Ciudad de México con 1,191; Nuevo León con 991, y en ese orden se ubican Sinaloa, Michoacán, Veracruz, Guerrero y Chihuahua.

A pesar de que el gobierno del presidente López Obrador ha mostrado un interés personal en atender a las víctimas, resulta paradójico que, el 2019 haya sido el año con el mayor registro de desapariciones en el territorio nacional.

Las repercusiones en una familia ante la desaparición de uno de sus integrantes son múltiples, ya que no solo es atender sus demandas de búsqueda y justicia, sino que implica además efectos y consecuencias de carácter económico.

La desaparición produce, además, consecuencias jurídicas, de estigmatización social, y en el caso de que, la persona aparezca sin vida; pasar el proceso de identificación, así como el impacto psicológico de la pérdida.

Datos de la ONU, a partir de registros oficiales, muestran que México tiene un reto significativo, ya que el número de desapariciones es de los más grandes en la región de América Latina y el Caribe.

Recientemente, el Comité de Desaparición Forzada de Naciones Unidas ha señalado que, las desapariciones siguen afectando de mayoritariamente a hombres de entre 15 y 40 años, aunque hay reportes de un incremento en la desaparición de niños, niñas y adolescentes.

El Comité considera también que el desempeño de las fiscalías estatales incluida la Fiscalía General de la República como un “factor de debilidad” en la lucha contra la desaparición y, factor importante que impide el reconocimiento de los 52 mil cadáveres que se encuentran en crisis forense. 

Esta cifra, a pesar de su terrible magnitud, no incluye los cuerpos no localizados, ni los miles de fragmentos de restos humanos que las familias y comisiones de búsqueda recogen semanalmente en las fosas clandestinas.

De acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en 2021 desaparecieron 10 mil 32 mujeres, niñas y adolescentes; 2,821 continúan desparecidas, la mayoría son menores de edad. 

Una de ellas es Yesenia, hija y madre.

De la libreta

  • El voto de la oposición contra la reforma eléctrica del presidente López Obrador es un triunfo para la democracia, pero una derrota para la soberanía. Ese voto derrumba también el discurso propagado por la oposición en torno al talante autoritario del ejecutivo. En breve, veremos las consecuencias de ese voto.
  • Durante la discusión sobre la reforma eléctrica, la diputada del PT, Lilia Aguilar, lanzó un puyazo contra Alejandro Moreno, dirigente del PRI. “Hay 3 mil 480 millones no aclarados en la cuenta pública de Campeche. Tiene una empresa que “limpió” cuentas a Odebrecht”. Moreno fue Gobernador en Campeche donde las cuentas a decir de Layda Sansores, actual gobernadora, no cuadran.
  • Un sincero abrazo a la familia Azcárraga por el fallecimiento de Don Rogerio. Líder y constructor de lo que ahora es Grupo Fórmula.

@HectorHerreraAR