score
Opinión

Nos acercamos al Mundial, pero las formas empiezan a ser importantes

Raúl Orvañanos

La Selección Mexicana juega este miércoles la última jornada la actual Fecha FIFA, con lo que se encontraría un poco más allá de la mitad del recorrido para clasificar al Mundial de Catar 2022; el equipo mexicano aún no asegura su boleto, solamente Alemania y el anfitrión ya tienen su lugar mientras el resto del mundo sigue pendiente y deseoso que su país tenga un representante en el mayor torneo de futbol. Al Tri le falta poco para lograr su boleto, aunque gane en El Salvador no lo conseguiría, tendrá que esperar a la fecha FIFA de noviembre para asegurar su participación en el segundo Mundial jugado en Asia, el primero en Medio Oriente. No se puede decir que las actuaciones de México han sido brillantes, hasta ahora solo el último resultado tres a cero frente a Honduras es el único en el que se mostró contundencia y jerarquía, pero no se ha perdido ningún encuentro; en dos salidas a países centro americanos una victoria y un empate son un saldo positivo dentro de unas eliminatorias que normalmente se complican por muchos factores. Pocas han sido las eliminatorias que no se complicaron desde el regreso de México a Mundiales tras el castigo en 1990; solo dos se llegó ‘caminando’ a Copa del Mundo, en las demás; ceses de proyectos, relevos sobre la marcha, hasta el repechaje contra Nueva Zelanda.

El actual proyecto no está cerca de un mal paso, no se tambalea; pero, tampoco convence. Las expectativas de contar con un Director Técnico de altos vuelos, Martino dirigió al Barcelona, con pocos resultados, tal vez, pero generando la experiencia necesaria que lo llevo a la Selección de Argentina. Claro, que volar tan alto y sin conseguir lo que se les exige a esos conjuntos, quema las alas, desgasta y cansa. Martino parecía renovado cuando llegó a la dirección técnica de México, un paso por la confortable MLS le animó a tomar un reto mayor, el que significa tomar a una selección para llevarla al Mundial; la mexicana parecía la ideal y para el equipo una figura como la del ‘Tata’ era muy importante después del desapego, desdén y protagonismo de Técnicos anteriores. Pero la realidad de CONCACAF nada tiene que ver con lo que se cuenta en Argentina, el menosprecio por selecciones del área de Centroamérica y el Caribe es un discurso que tiene por lo menos quince años caduco; aunque no hay una constante creciente, los países que han avanzado en el terreno futbolístico lo han hecho bastante rápido; Estados Unidos como punta de lanza, atrás de ellos Canadá con una generación de jugadores que empiezan a hacer carrera en clubes extranjeros; Costa Rica, con más de un jugador en Europa.

México no dio un mal partido contra Canadá en el Estadio Azteca el pasado jueves, el rival planteó un partido muy interesante en el que jóvenes jugadores liderados por Alphonse Davies se presentaron en la cancha sin ninguna presión y toda la desfachatez del mundo. Desde el planteamiento mexicano se cometió el error de colocar un mediocampo veterano sin mucho ritmo en sus ligas; Guardado y Herrera se vieron lentos ante el dinamismo canadiense, quedaba poco tiempo cuando se quiso ajustar con Charly Rodríguez. Para el juego contra Honduras se realizaron tres modificaciones derivadas más de un desgaste físico que alguna corrección táctica. Córdova respondió a la titularidad marcando el primero de tres goles. A México le hacía falta un marcador abultado; se le empezaba a exigir y el entorno estaba muy ansioso para que esto ocurriera. La vuelta de Jiménez a la delantera mexicana no trajo consigo goles, en partido y medio no ha podido concretar y se encuentra lejos de generar lo acostumbrado; Funes Mori entró de cambio y logro cambiar su recibimiento inicial por aplausos, tras marcar el segundo gol de la noche, el jugador nacido en Argentina naturalizado mexicano ha anotado 5 goles en 11 partidos con la camiseta nacional, no es un mal promedio ni se puede despreciar el aporte de un jugador dispuesto a entregarse por el equipo.

El partido en El Salvador tendrá sus complicaciones particulares; el Estadio Cuscatlán es una cancha complicada, tanto por el ambiente que generan los salvadoreños, como el estado físico de la misma; el equipo centroamericano cuenta con una sola victoria en la eliminatoria, pero los resultados de la última jornada los acercaron al pelotón que puede competir por el lugar de la repesca. México tendrá que salir con máxima concentración para hacer lo menos complicada su visita.



Artículos Relacionados

Back to top button