score
Opinión

Visible crisis en Guadalajara

Raúl Orvañanos

¿Qué es lo que se toma en cuenta al despedir a un técnico? ¿Sus números? ¿Sus formas? ¿Su relación con los jugadores? ¿Un conjunto de todo esto? Es difícil comprender cuando uno se encuentra fuera del entorno de un equipo, ¿Cómo es que entrenadores de la talla de Luis Fernando Tena y Vucetich no dan lo necesario para Chivas? Porque si no son ellos, ganador de medalla de oro y ‘Rey Midas’, entonces ¿Quién? Los dos llegaron a Guadalajara en las mismas condiciones; tratar de salvar un barco que se le hundía al anterior en su puesto, ‘Vuce’ llegó para sustituir a Tena, y éste para hacer lo mismo con Boy, casi todo a partir de la contratación de Ricardo Peláez como Director Deportivo que, al final, es el que ha visto pasar los dos últimos entrenadores sin que haya capacidad de reacción desde su puesto. Y es que lo más fácil, siempre lo ha sido, es cortar por el extremo más delgado, como anécdota que da aquella vez que a todos los jugadores de Cruz Azul les condicionaron el contrato para que pusieran más el pecho a las balas, allá en inicios de milenio. Ningún otro equipo se ha atrevido a algo tan descabellado, la solución siempre es correr a la cabeza; algunos jugadores se han dado cuenta que, si se empieza a enrarecer el ambiente en el vestidor sumado a los malos resultados, es muy probable que los directivos hagan rodar la cabeza del entrenador.

Trascendió que el partido que jugó Chivas el fin de semana frente a Pachuca y en el que el equipo por fin ganó, hubo serias discusiones entre el cuerpo técnico de Vucetich y algún, o algunos, jugadores que demostraron su inconformidad por salir de cambio. El fin de semana vimos, por lo menos, dos ejemplos de la falta de respeto que puede tener un jugador con su Director Técnico por la molestia de ser sustituidos; Messi le dejó la mano extendida a Pochettino al salir de cambio en el partido de PSG frente a Lyon; más en nuestra latitud, Carlos Salcedo no solo dejó la mano de Herrera extendida después de su sustitución en el Clásico Regio, también se notó, a través de las cámaras de televisión, el airado reclamo con manoteo incluido por la inconformidad de la decisión técnica. El protagonista del espectáculo llamado futbol es el jugador, cuando los 22 de un equipo saltan a la cancha son ellos los que muestran todo el trabajo que hubo atrás en la semana; pero ese trabajo, práctica, ensayo, no se da solo. Hay una planeación y un proyecto de trabajo que viene con las ideas del cuerpo técnico en turno y, aunque sea el mejor jugador del mundo, hay que respetarlo.

Claramente en Guadalajara ya no se podía sostener el vestidor; porque Chivas sumó ocho partidos sin perder, solo el último resultó en triunfo, pero el equipo jugaba a eso; a no perder. Resultaba un tedio tremendo sentarse a ver un partido del Rebaño, el conjunto era inoperante, se fallaban jugadas de rutina y los que estaban dentro de la cancha no ponían lo necesario para superar sus compromisos. Pero desde fuera tampoco venían respuestas, el banquillo se notaba impávido, el cuerpo técnico quería buscar respuestas, pero nunca encontró a los jugadores indicados para esa tarea. Vucetich pudo apoyarse más en el pie veterano del equipo, Peralta, Molina, Brizuela, Ponce, y demás jugadores con experiencia para hacer una columna vertebral sólida; algunos de ellos no han visto más que minutos en el torneo, en Chivas tienen que jugar los 90 millones de dólares invertidos, aunque no se encuentren en su nivel óptimo, ni hayan sido lo que se esperaba como refuerzos. Mientras el Rebaño no produzca jugadores de alta calidad, estará condenado a armarse con lo que puede; la verdadera crisis en el equipo surge desde la improductividad de su cantera, podrán contratar a los mejores jugadores, pero si no sienten la camiseta, si les falta identidad; es complicado.

De momento, el Torneo Grita México 2021 solo cuenta con tres directores técnicos mexicanos que sean oficiales; a Chivas llegará un interinato en un momento muy extraño. El próximo fin de semana se juega el Clásico Nacional y el cese de Vucetich parece obedecer a tratar de mejorar el ambiente y el ánimo, más que el estilo de juego; algo cambiará, lo que es seguro es que Leaño no termina el torneo o inicia el siguiente, la directiva busca a un técnico con un perfil con características especiales: joven, con buen trato con los jugadores, con experiencia, pero sin malicia; todas aplicables al próximo técnico interino, pero al que le falta la más específica: una medalla olímpica.



Artículos Relacionados

Back to top button