score
Opinión

La Liga Mx no despunta

Raúl Orvañanos

El Torneo Grita 2021 está a punto de cruzar la línea media de la temporada con color bastante apagado, en pocos partidos, alrededor de cinco, algún equipo ha anotado más de dos goles; solo un club convirtió cuatro en una jornada, Pachuca en fecha 1. Es decir, la cuota goleadora ha disminuido considerablemente en la competencia actual. Ahora no sabemos a qué le pueden temer más los equipos y sus directivas; al descenso o a desembolsar la cantidad de millones de pesos por quedar en los últimos tres lugares, pocos clubes han podido esquivar el golpe económico que ha significado la pandemia, hacer un desembolso de tal magnitud debe tener preocupado a más de un equipo. De momento, Juárez, Tijuana y Necaxa se encuentran en el fondo de la tabla porcentual, aún falta otro torneo para poder revertir la tendencia; cerca se encuentra Atlas, que un paso tras otro va sumando tres puntos, y Mazatlán que al heredar los números de Monarcas Morelia no llegó con piso parejo a la Liga Mx.

La liga mexicana no ha explotado como esperaban sus promotores y federativos, tampoco se ha notado la exposición que normalmente se le da; se nota inseguridad incluso en los jugadores, ya no existe certeza de continuar en las nóminas de los clubes cuando ya no entran en planes del entrenador, así hay varios ex seleccionados, mundialistas, campeones de liga o del mundo sub 15 y medallistas olímpicos que no encontraron acomodo en ningún club mexicano. Las grandes inversiones y contrataciones tampoco se vieron en este torneo, se está cuidando mucho el bolsillo, las compras fueron mesuradas o de bajo perfil, a veces también de baja calidad. Dos equipos que se enfrentaron el pasado fin de semana representan perfectamente esta situación; Pumas y Chivas dieron el peor partido de la jornada, algo que ya es común en sus encuentros, desde aquella final en 2004 no hay espectáculo cada vez que se enfrentan. Los dos clubes, atraviesan por una visible crisis; sus jugadores no responden a la altura dentro del terreno de juego, los veteranos en cada institución no contagian el espíritu de sus camisetas y los que han llegado, muchos, se quedan cortos ante las exigencias de cada afición. Para el equipo ‘universitario’ es conveniente que la UNAM siga con restricciones en sus instalaciones, no hay barras que presionen de manera directa, aunque ya hicieron oír sus inconformidades, lo mismo que la afición Chiva en la Ciudad de México que rompiendo con su tradicional apoyo, no se presentaron a recibir al equipo en su llegada a la capital.

En contraste, el máximo rival de Chivas y Pumas, ha llevado un torneo muy tranquilo, sin sobresaltos, pero también sin emociones. La versión de América que dirige Santiago Solari es efectiva, las opciones que genera las convierte en gol; son pocos minutos de adrenalina comparados con el tiempo que el equipo se toma para construir sus ataques, el equipo no juega mal, solo no divierte. Así es el equipo con más puntos en el último año, desde que el ex jugador, y Director Técnico, de Real Madrid llegó al banquillo águila, solo un partido perdió como local, en la liga de CONCACAF; ha convertido al Estadio Azteca en un fortín que con el buen comportamiento de su afición y barras de animación ha logrado mantener sus puertas abiertas lo que va del semestre. Cruz Azul, que también juega con afición, ha dado un par de traspiés, el más reciente, la derrota del pasado viernes de visita en Juárez puede ser consecuencia de la fecha FIFA, Cruz Azul aportó varios elementos a diferentes selecciones, pero tendría que acelerar más a fondo para calificar directo a la liguilla, sin repechaje, ahora ocupa el octavo lugar; de ser una temporada dentro de la normalidad, su lugar en cuartos estaría pendiendo de una derrota.

Tigres y León, lugares 4 y 3, se repartieron un buen partido de futbol; el primer tiempo para la visita que, aunque cambió de entrenador, continúa con un gran nivel de juego, ahora muy distinto al que practicaba con Ambriz, Holán le ha puesto un sello con más dinámica y precisión, al equipo le falta redondear partidos en el segundo tiempo al momento de definir; también con cambio de timón, Tigres es un equipo que cae en muchas desconcentraciones, incluso desde la banca, Miguel Herrera tuvo que modificar la media cancha del equipo para que León no le pasara por encima en el segundo tiempo. Los resultados conceden la oportunidad de hacer adecuaciones en tiempo real, los lugares que ocupan en la tabla respaldan todos los experimentos.

Para la segunda mitad del torneo no se vislumbra algún cambio radical en las posiciones, la competencia nos ha metido en su ritmo tranquilo, casi adormecedor, en el que no se espera que ninguna ola perturbe la calma. Hay equipos a los que se debería exigir salir del atolladero en el que se encuentran, pero el entorno parece resignado, esperando únicamente a que llegue el próximo semestre; si hay que pagar se hará, con los sacrificios que esto implique.



Artículos Relacionados

Back to top button