score
Opinión

López Obrador, ni quien le compita

Joaquín López-Dóriga

El tiempo se pasa en una pandemia, ya no en un suspiro. Florestán

La oposición, arrasada por López Obrador en 2018, dijo que tendría tiempo de convertirse en la gran opción presidencial en 2024. Y sí, ha tenido tiempo, más de tres años, pero no ha tenido a quién.

El Presidente, a pesar de sus decisiones que darían para construir un oponente competitivo, mantiene en el final de su tercer año de gobierno una aceptación superior a 60 por ciento.

Y si uno ve al PAN, sigue preso de los intereses y contradicciones de quienes lo controlan. En 2021 sigue actuando como en 2017, con Marko Cortés promoviendo la candidatura de Ricardo Anaya, una fórmula que no funcionó en 2018 y quieren que sirva para 2024, cuando el país será otro y ellos siguen siendo son los mismos.

Los panistas se mantienen rehenes de esas limitaciones y ambiciones personales. También de sus pendejadas, como la del coordinador Julen Rementería que organizó un evento oficial en el Senado de la República para firmar un documento con el dirigente del partido más retrógrada y fascista de Europa, Vox, del que luego no supieron cómo salirse en lo que siguen atrapados por más falsos deslindes que intenten.

Y el PRI sigue en su edad de hielo con un presidente de partido, Alejandro Moreno, que se ocupó de colocar a amigos y hasta matrimonios en la lista de sus diputados para un proyecto personal.

Y hoy, a falta de candidato, como en el PAN, no hay partido ni bases.

Los demás no existen. Son franquicias, rémoras que sobreviven por sus alianzas: PRD, Verde, PT. Y MC es un intento que nunca se ha logrado.

Así le dejan todo el espacio a López Obrador y a su hoy candidata, Claudia Sheinbaum, a la que puede darse el lujo de cambiar porque, afirman, que con cualquiera ganaría.

Pero su prioridad es quién le garantice la consolidación de la 4T y eso solo puede asegurárselo ella, que sería la peor candidata de los tres, aunque él sería, como ya es, su jefe de campaña.

RETALES

1. RIFADO. Dirá misa, pero el avión presidencial que rifó hace un año y que no salió sigue costando. El Dreamliner lleva parado desde noviembre de 2018 y en el proyecto de presupuesto 2022 hay una partida de 475 millones de pesos para el pago de su arrendamiento. Así se entiende la austeridad en la 4T;

2. REFORMA. De las tres reformas constitucionales programadas por el Presidente, la imposible es la que más ha cantado: la electoral para eliminar a todos los consejeros de INE y magistrados del Tribunal Electoral, que parece quererlos a modo para 2024; y

3. MENORES. El 24 de junio, Hugo López-Gatell informó que la Cofepris había autorizado la vacuna Pfizer para mayores de 12 años, lo que celebró. Ahora, miserablemente, se opone a que se apliquen 250 a niñas y niños, solo para seguirle el discurso al Presidente. Actúan como si no hubiera mañana y ellos fueran para siempre.

Nos vemos en unos días, por vacaciones.

  • Joaquín López Dóriga
  • lopezdoriga@milenio.com
  • @lopezdoriga
  • lopezdoriga.com



Artículos Relacionados

Back to top button