score
Opinión

El torneo mexicano entra a etapa de maduración

Raúl Orvañanos

Sin muchas sorpresas, la liga mexicana de futbol está por alcanzar su quinta jornada; no hay invictos, pero se repiten los de paso firme. Los cuatro primeros de la tabla son casi los mismos equipos que se encontraban en esos lugares el torneo anterior, tal vez más de un torneo lleven repitiendo; alguno de ellos podrá bajar escalones, muy probablemente, pero por lo menos dos se quedarán peleando palmo a palmo las posiciones de privilegio en liguilla. Debajo de esos cuatro, una fiesta; decepciones, sorpresas, caballos negros, golpes de realidad, para que al final, se le dé la misma oportunidad al clasificado al último lugar, doce u ocho, que al primero. En el torneo mexicano no solo hay equipos que no merecerían una liguilla, hay los que no merecen estar siquiera en Primera División, equipos que le faltan el respeto al espectáculo, a los aficionados y al deporte mismo; resulta terriblemente anticlimático encontrar partidos con empates a cero goles o de máximo dos anotaciones, ni siquiera porque no se corre el peligro de descender los equipos se arriesgan a ofrecer encuentros abiertos, vistosos.

Cruz Azul parece haber comenzado a entender su papel de campeón vigente, el inicio de torneo fue lento, malo, no tanto como las dos derrotas del semestre anterior, pero iniciar el torneo con un partido perdido obligó a apretar las tuercas de la máquina. Fiel a su estilo, Reynoso ha cambiado su once titular en cada juego, el rival cuenta, pero el que encontró frente a Toluca en la fecha 4 dio un golpe de autoridad, pero que apenas lo coloca en el quinto lugar. La Jornada 4 es, ya, un cuarto del total de partidos del torneo mexicano, es el momento en el que aquellos con un arranque lento, y con posibilidades, puedan encaminarse y sostenerse en las posiciones que alargan el torneo hasta la final. El actual campeón debe ser uno de esos equipos. La Máquina debe darse cuenta, tal vez ya lo hizo, que ahora se le exigirá más; una vez alcanzado el título que demoró décadas en llegar, además de intentar repetir con un bicampeonato, jugar mejor que la temporada pasada, llenar los ojos de sus aficionados y morir en la raya. Veremos si la humildad y el compañerismo siguen siendo los pilares del presente Cruz Azul.

La jornada doble es una oportunidad para recuperar rápidamente el paso; Chivas, Pachuca, Santos y Tigres, equipos siempre obligados a destacar por todo su entorno futbolístico institucional que representan, podrán acelerar el paso después de inicios inciertos y con traspiés. Hace tres partidos que Guadalajara no pierde, esto sí pasó en la jornada uno, pero son dos encuentros seguidos en los que no gana, le falta gol, le falta pegada, con el regreso de Vega y los otros elementos chivas que vuelven con medalla de bronce se espera que el equipo crezca en volumen de juego y ganen de nuevo. Pachuca alcanzó las semifinales del torneo anterior, en el actual tuvo un inicio en el que arrolló al rival, pero desde ese triunfo en la primera jornada ha perdido los tres encuentros siguientes, son varios torneos en los que el equipo no encuentre regularidad, no son las contrataciones convenientes para acompañar al talento de fuerzas básicas que la institución hidalguense no ha cesado en formar. Santos, un poco más arriba en la tabla, tampoco ha logrado ganar desde la fecha uno, son los tres empates la diferencia que los coloca en el noveno puesto. Tigres tendrá una complicada etapa de adaptación al nuevo sistema de juego del nuevo Técnico, pero también al mismo Miguel Herrera; la afición e Tigres, una de las más fieles al mismo tiempo que exigentes, ha visto con ojos suspicaces los movimientos en la institución; el entorno, muy local, empieza a alzar la voz en las críticas, tanto al entrenador, como a la persona que lo llevó; los dos ajenos a la historia e identidad felina.

Empezamos una etapa del Torneo Grita México 2021 en la que los equipos comienzan a tomar su verdadero cauce para llegar a los mares de la salvación del semestre que significa la liguilla o seguir en una corriente a la deriva que además de desprestigiar hará desembolsar una cantidad importante de dinero que solo desestabilizará más la barca.



Artículos Relacionados

Back to top button