score
Opinión

La recta final de las copas

Raúl Orvañanos

El martes seis de julio está marcado en el calendario futbolístico con dos partidos que alzan el nombre del deporte en dos continentes distintos; en el nuestro, la semifinal entre Argentina y Colombia en el marco de la Copa América, promete un encuentro con dos selecciones de calidad; la albiceleste es potencia en CONMEBOL desde hace mucho tiempo ya, muchos de los mejores jugadores del mundo, y de la historia, han nacido en el país austral; la actual generación ha acompañado Messi a lo largo de su carrera y paso por el equipo representativo. Pocos han sido los cambios generacionales en los que el 10 actual se sienta cómodo, entre amigos. La selección colombiana tiene una contante producción de jugadores jóvenes acomodados en algunos equipos de jerarquía en Europa; para llegar a la semifinal, eliminaron a Uruguay, equipo que también se está quedando retrasado en su renovación. Colombia se dio el lujo de dejar fuera de la convocatoria a su jugador más fulgurante de los últimos años, James Rodríguez, en una clara muestra de que ellos, los colombianos, no le rendirán pleitesía a un solo ícono futbolístico, son un equipo.

Colombia se encuentra en un crecimiento a buen ritmo, no solo cuenta con jugadores que participan en ligas europeas, el equipo engrosa su volumen con jugadores de la liga mexicana, colombiana, argentina e incluso alguno de MLS, apuntalados por los elementos que sobresalen en el Calcio, Cuadrado y Zapata; que, dejando a un lado su etiqueta de figuras, se adaptan al sistema de Maturana que realiza rotaciones en el cuadro titular dependiendo del rival que se enfrenten. Los colombianos cuentan con una selección seria y competitiva, aunque no han ganado nada trascendente desde la Copa américa 2001, pero que desde entonces han estado presentes en las instancias finales de la misma Copa e, incluso, de Mundiales, en Rusia 2018 llegaron a los octavos de final y cuatro años antes fue eliminada en cuartos de final por el anfitrión Brasil. Esta podría ser la oportunidad de la actual generación de dar la campanada, en una Copa América que les correspondía ser anfitriones y en la que ahora podrán enfrentar al anfitrión emergente en la final, si ganan a Argentina.

Del otro lado del Atlántico, la semifinal que coincide en este día España enfrenta a Italia en un partido que tiene tintes de historia futbolística; a la Furia Roja no le cuesta vencer a los italianos en partidos oficiales, se han enfrentado en más de treinta ocasiones en los que los españoles han sacado una ligera ventaja de victorias. Los pupilos de Luis Enrique tienen como tarea superar a una de las mejores selecciones de Italia que hemos visto últimamente; lejos está el ‘catenaccio’ de versiones anteriores, en la actual Euro, los azzurri han anotado una cantidad importante de goles, algo que no era común entre las anteriores selecciones que se conformaban con resultados raquíticos, a pesar de tener grandes ofensivas, para que su defensa, aún mejor, se luciera en su solidez. El seleccionador español tiene una cuenta pendiente desde hace casi treinta años; España enfrentaba a Italia en los cuartos de final de Estados Unidos 94 cuando un codazo de un lateral italiano, Tassoti, le quebró la nariz; Italia avanzó en el Mundial donde a la postre caería en penales con uno de los mejores Brasil de la historia.

España llegó a esta instancia de semifinales acompañada de un poco de fortuna, aunque pasó por encima de Croacia, un equipo muy desgastado, Austria le complicó el pase en cuartos de final, alargando lo más posible hasta la tanda de penales. Atraviesan por un momento en el que sus las grandes figuras empiezan su franca retirada y la nueva generación no parece a la altura del equipo de ensueño que combinaba a las estrellas de Barcelona y Real Madrid; la selección española no cuenta con ningún representante del equipo blanco de la capital, algo que no había sucedido casi nunca en su historia.

El futbol continúa su paso por este verano, desafortunadamente las dos Copas más importantes del orbe, Euro y América, están en su recta final, pero solo para dar paso al siguiente evento deportivo de la temporada, los juegos Olímpicos que contendrán un torneo de futbol que se antoja muy atractivo, pues veremos a jóvenes jugadores que serán, pronto, una realidad en distintas ligas y clubes.



Artículos Relacionados

Back to top button