score
Opinión

El futbol en dos continentes

Raúl Orvañanos

Los meses de junio y julio de 2021 nos han recibido con una agenda casi diaria repleta de futbol de gran calidad, Copa América y Euro han sido las competencias más seguidas a lo largo de la historia del futbol; la que se juega en el sur del continente americano, esta vez en Brasil, es el torneo de futbol de selecciones más antiguo del planeta, antes de haber Mundial ya hubo torneo regional. La pasión y rivalidad que se puede encontrar en los partidos por ser la mejor selección de CONMEBOL no se encuentra en ningún otro futbol, desde 1916 han sido rivales en las canchas de distintos países sedes de Sudamérica; solo una vez la Copa américa salió del territorio usual, a Estados Unidos en 2016, por motivo de la celebración del centésimo aniversario de la justa futbolera, se incluyó a 6 equipo de CONCACAF. Para la presente edición, 2021, Colombia sería el país anfitrión para recibir a las demás selecciones, la inestabilidad social en la que se encuentra no daba seguridad en la organización por lo que Brasil fue elegido de manera consecutiva como sede.

Las dos Copas, fueron pospuestas un año por la misma razón; Covid. Pero en la versión europea encontramos algunas diferencias notables con respecto a la sudamericana; en el proceso de los dos continentes en cuanto a la contingencia de la enfermedad aventaja Europa, el virus llegó primero y las vacunas también. El futbol con las tribunas ocupadas es otro, casi nos estábamos acostumbrando a ver un futbol, muy íntimo, pero sin color; sin volumen sonoro. En Hungría, el estadio Puskas Arena, luce pletórico cada encuentro que ahí se disputa; parece que los húngaros ganaron mucho terreno a la pandemia, tanto que UEFA está considerando trasladar la final a Budapest ante el rebrote en Londres. La actual versión itinerante de la Euro intenta llevar a gran parte del continente la alegría del futbol; Europa es una versión de sí misma muy diferente en esta época del año, agregar futbol a la fiesta veraniega en distintos países logra que los ojos del mundo giren para contemplar ‘Una Euro por Europa’.

En CONMEBOL se decidió hace relativamente poco tiempo que la Copa América se jugaría cada 4 años a partir de 2020 para no interferir con los calendarios de eliminatorias mundialistas que se juegan en años con número impar; la Euro se juega tradicionalmente cada cuatro años, dos años después del Mundial, por lo que las dos Copas las dos copas se empalmarán a partir de las actuales y nos permitirá medir, casi en tiempo real, las diferencias en el futbol de cada continente. Hasta el momento el continente europeo ha dado mejor espectáculo, son más partidos por día; pero más allá de la cantidad de juegos la calidad en cada uno de los equipos europeos es una constante que se aleja deportivamente de la realidad sudamericana, no se diga de la nuestra. Es cierto que en las selecciones que juegan la Copa América se encuentran los mejores jugadores del mundo; Neymar, Messi, Vidal, Suarez, casi en todas podemos encontrar referentes titulares de algún europeo de jerarquía, pero no son todos; ya no les alcanza para completar un cuadro titular de exportación, porque los jóvenes europeos están acaparando el mercado en aquel continente.

Cada una de las selecciones europeas podrían armar más de un cuadro con titulares en sus clubes, las competiciones profesionales, dentro de cada país, y a nivel continental; es decir, la competencia interminable que existe desde las divisiones menores de todos los clubes necesita de una maquinaria, infraestructura, que pueda generar una generación tras otra de grandes cantidades de futbolistas. Allá masificaron el deporte en todas sus formas; en América el negocio sigue siendo de unos cuantos y se han deteriorado los mecanismos y las relaciones

entre las dos confederaciones de un solo continente de tal manera que la participación en las competencias que producen experiencia y personalidad en eventos deportivos importantes, ha disminuido.

El balón es redondo en todos los continentes, el tamaño de los campos de futbol no varía mucho de acuerdo a las regulaciones oficiales, se juega once contra once con las mismas reglas y sin embargo parece otro deporte; pasando por alto las diferencias en publicidad, promoción, organización y seguridad: el futbol también parece distinto.



Artículos Relacionados

Back to top button