score
Opinión

Aguililla, un crimen de Estado

Joaquín López-Dóriga

La burra sí era arisca, siemprelo fue, pero disimulaba. Florestán

Aguililla, en la Tierra Caliente, es, dice la guía, uno de los 113 municipios que integran el estado de Michoacán. Su nombre significa caballo muy veloz en el paso. Se fundó el 22 de junio de 1877, se localiza a 290 kilómetros de Morelia, tiene una extensión de mil 401 kilómetros cuadrados y 16 mil 314 habitantes. Hoy Aguililla es tierra del crimen organizado y vive crucificada a dos fuegos entre los sicarios del Cártel Jalisco Nueva Generación y los de la Nueva Familia Michoacana.

A decir de su párroco, el padre Gilberto Vergara, sus habitantes son territorio de guerra y según el Nuncio Apostólico en México, Franco Coppola, que acaba de hacer una visita histórica, la mafia florece en donde no hay Estado.

Y en Aguililla desde hace mucho tiempo dejó de haberlo.

Aguililla vive rehén del crimen organizado, que es la única autoridad que rige, y su ley, la única que vale.

No hay abasto de gasolina ni de alimentos esenciales. Pemex desde hace largo tiempo dejó de surtir y los sistemas de distribución de alimentos esenciales, como allí son los refrescos, el pan, la dulcería, de las medicinas ni hablar, los trasladan en forma clandestina por brechas que ya también bloquearon los sicarios.

De allí no se puede entrar ni salir ni vivir sin permiso de la delincuencia organizada.

El Estado de derecho es el gran ausente, el Estado, como tal, no existe, solo el abandono y la indiferencia que ha dejado esta tierra de gente generosa en manos de los criminales; los han abandonado.

No sé cuánto tiempo dure este crimen de Estado, lo que sí sé es que mientras haya seres humanos como el padre Vergara, no podrán con ellos.

Aunque los vayan matando uno a uno, o de muchos en muchos, ante el desdén de este Estado ausente y cómplice.

RETALES

1. PRUEBA. Tras que Mexicanos Primero anunció que desde marzo el gobierno de México canceló la prueba PISA de la OCDE, el Presidente lo dudó ayer por la mañana; creo que no se va a suspender, dijo. Por la tarde, la secretaria Delfina Gómez anunció que seguiría. Cancelarla sería el remate al sistema educativo;

2. REGRESO. En la mañanera de Chetumal se formalizó el regreso público del almirante Rafael Ojeda como secretario de Marina tras una larga y difícil convalecencia por covid. Fue un trance realmente difícil. De lo primero que hizo fue encabezar el paso a retiro de quien lo suplió en ausencia, el almirante Eduardo Redondo; y

3. FALLO. Realmente es un fallo el del tribunal de Jalisco que absolvió del delito de crimen organizado a Héctor Luis Palma Salazar, (a) El Güero Palma, uno de los más sanguinarios capos del narcotráfico, creador con Joaquín Guzmán Loera del Cartel de Sinaloa. El Presidente le dio ayer el trato de señor a un criminal que no lo es. Pero dijo que acabará con los sabadazos judiciales.

  • Joaquín López-Dóriga
  • lopezdoriga@milenio.com
  • @lopezdoriga
  • lopezdoriga.com



Artículos Relacionados

Back to top button