UN VIOLADOR SERÁ GOBERNADOR

José Cárdenas

Félix Salgado Macedonio queda confirmado como el candidato de Morena al gobierno de Guerrero.

El viernes, muy noche, Morena emitió un largo comunicado para justificar la embestida del partido patriarcal al feminismo nacional. Del tamaño de la explicación es el tamaño de la culpa. Párrafo tras párrafo, la carta es pura poesía para limpiar la mugre y esconder el batidillo.

Morena aprovechó el puente vacacional como pretexto ideal para achicar el escándalo; para asestar el último golpe a otra descarada imposición.

Mediante una encuesta simulada, pura pantomima, pura farsa, la decisión para Guerrero la tomó el presidente por sus pistolas.

Salgado Macedonio inmediatamente comenzó campaña asumiéndose como el candidato más atacado de la historia; como víctima de un linchamiento mediático, fabricado por perversos enemigos del cambio y redes antisociales feministas, para estar en sintonía con su padrino y compadre, “el presidente más atacado y linchado de la historia”.

En Guerrero, habrá un gobernador “machín”, quien con todo cinismo agradece a los guerrerenses haberle refrendado su confianza. La víctima Félix Salgado escupe a sus víctimas, las mujeres que lo denunciaron por acoso y abusos sexuales.

Mario Delgado, regente de Morena, quien andaba ausente, reaparece solo para decir: “sé que en muchos sectores de la sociedad la candidatura del Toro deja mal sabor de boca”.

Lo de Salgado Macedonio no tiene justificación ética ni estética; el violador será gobernador.

Salir de la versión móvil