score
Opinión

La delgada tabla por la que caminan los técnicos

Raúl Orvañanos

En el torneo mexicano de futbol, la tercera jornada suele tener preparada la guillotina con la que se cortan los proyectos que no dan visos de despegar; normalmente, cuando un técnico pierde su puesto, en la liga local, dentro de las primeras fechas de un torneo, es porque ya arrastra malos resultados desde el anterior; otras veces la paciencia es realmente corta y ya hay otros candidatos posibles. Nadie debe alegrarse o desear que otro pierda su trabajo, sin embargo, la formas en nuestro futbol nos tienen acostumbrados a decisiones drásticas para corregir el rumbo, no siempre es posible y lo que se pensó como una solución termina siendo contraproducente. Son los malos resultados y lentos arranques los que propician las salidas rápidas de los técnicos al frente.

Hoy hay cinco equipos que no han logrado ganar uno solo de sus partidos de inicio de temporada, incluido León que podrá sumar los puntos correspondientes a esta jornada hasta marzo; Guadalajara sorprende con el mal inicio de torneo, en el semestre anterior tuvo un cierre aceptable de acuerdo a sus posibilidades, pero en los tres partidos jugados en el Guard1anes 2021 no ha logrado replicar el buen futbol que les llevó a semifinales después de derrotar a América. Pachuca tuvo la oportunidad de sumar tres puntos el día lunes frente a Cruz Azul, que tampoco ganó en las primeras dos fechas, pero volvieron a fallar oportunidades claras de frente al arco, la falta de contundencia les ha pesado desde el torneo pasado y ahora les tiene sin triunfos.

Atlas y Juárez se encuentran en la misma situación, pero con distintas preocupaciones. Los dos equipos cambiaron a sus respectivos técnicos, Atlas desde el torneo anterior, y a Juárez llegó un hombre que sabe mucho; el comienzo del presente torneo no parece muy alentador para dos, de algunas otras, que más tendrán que batallar con el tema porcentual. Con los rojinegros, por mucho tiempo las cosas se hicieron de forma, diferente, la actual directiva no ha encontrado la manera de enderezar un equipo que, de no haberse modificado el sistema de competencia, estaría muy cerca del descenso; en la ciudad fronteriza de Chihuahua juegan con la variable de ser el equipo con menos partidos para promediar por ser la última franquicia en haber llegado a Primera División.

Pero son tiempos económicamente difíciles, en la situación actual no es tan sencillo tener opciones listas para hacer un relevo emergente. Los equipos han tenido que apretarse el cinturón en las contrataciones; o arman un plantel robusto, o contratan un técnico de primer nivel; no a todos les alcanza para las dos opciones. El futbol mexicano ha volteado a ver opciones más accesible provenientes de Sudamérica que seguir recalentando platillos que han enfriado a varios equipos. Los mismos técnicos de siempre elevaron sus pretensiones económicas o se han visto envueltos en graves polémicas, derivadas de sus conductas protagonistas.

La baraja de técnicos para dirigir al futbol mexicano ha cambiado sutilmente; han disminuido los técnicos de un perfil ostentoso o protagonista, esos que también pretendían ser para el público y los medios un pequeño acto dentro del gran espectáculo que es un partido de futbol. Había los que se despojaban de alguna prenda, los que pateaban o golpeaban algo dentro del área técnica, los que explotaban contra los árbitros cada vez que a su equipo le salían las cosas dentro de la cancha. Había unos que tenían conductas poco éticas en temas de traspasos y representantes. Pareciera que a estos se les están cerrando los espacios en el futbol mexicano; la crisis financiera puede ser un buen aliado si los resultados no llegan, pero aún sin la presión del descenso, pagar 120 millones resulta muy complicado.

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button