Opinión

La elección extraordinaria de ayer en Georgia, crucial para Biden

Eduardo Ruiz-Healy

Ayer se realizó una elección extraordinaria en Georgia para elegir a los dos senadores que representarán a ese estado estadounidense ante la 117ª Legislatura que empezó a sesionar en Washington el domingo pasado.

El proceso electoral tuvo que llevarse a cabo en vista de que la ley electoral de Georgia señala que cuando ningún candidato obtiene menos del 50% de los votos la elección ordinaria, debe realizarse otra para que alguno de ellos logre esa mayoría.

Eso fue lo que ocurrió en el caso de las dos fórmulas que se presentaron el 3 de noviembre pasado.

Los candidatos de una de las fórmulas, el actual senador republicano David Perdue y el contendiente demócrata Jon Ossoff, recibieron 49.7% y 47.9% de los votos, respectivamente.

Y los mismo pasó en el caso de la otra fórmula. La actual senadora republicana Kelly Loeffler y el candidato demócrata Raphael Warnock también se quedaron lejos del 50% requerido en vista de que había 20 candidatos compitiendo por el cargo. Al final del día Loeffler obtuvo 26% de los votos mientras que Warnock se quedó con el 33%.

Al momento de escribir esto se había contabilizado el 40% de los votos emitidos y los resultados eran: Warnock 55.6%, Loeffler 44.4%; Ossoff 56.1%, Perdue 43.9%.

Los resultados de esta elección decidirán lo bien o mal que le irá a Joe Biden cuando el 20 de noviembre inicie su periodo presidencial sustituyendo al chiflado que hasta ese día vivirá en la Casa Blanca.

Si los dos demócratas resultan ser los ganadores, el Senado estadounidense se repartirá entre 50 demócratas y 50 republicanos y será la virtual vicepresidenta Kamala Harris, en su calidad de presidenta de ese órgano legislativo, quien mediante su voto desempate cualquier votación que quede empatada.

En caso de que solo uno de los demócratas haya ganado anoche, el Senado quedará en manos de los republicanos, quienes seguramente le crearán problemas a Biden desde el primer día de su gestión.

Para empezar la mayoría senatorial republicana puede impedir que lleguen al cargo muchos de los que Biden proponga como miembros de su gabinete en vista de que esas y otras posiciones requieren ser confirmadas por el Senado.

Luego, el Senado dominado por los republicanos puede frenar cualquier iniciativa de ley que le envíe el presidente o cobrarle muy caro por aprobarla.

En pocas palabras, Biden empezaría su gestión con el pie izquierdo.

De mantenerse la tendencia de la votación tal cual la anoté líneas arriba. Los dos demócratas ganarían y el nuevo presidente tendría el control de ambas cámaras legislativas, lo que le permitiría gobernar con menos problemas, porque vaya que Trump le está heredando un país que además de estar sumido en una grave crisis económica y sanitaria, cada día se parece más, políticamente hablando, a una república bananera.

Es probable que el presidente saliente sea recordado como uno de los peores que haya tenido Estados Unidos, pero mientras llega ese momento seguirá provocando división y violencia en el país que no supo, pudo o quiso gobernar.

Mañana en mi programa en Grupo Fórmula, con base en los resultados finales, se analizará la elección en Georgia y sus repercusiones.

 

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button