Opinión

Cienfuegos, un general sentenciado

Joaquín López-Dóriga

La peor soledad

es la soledad de los solos.

Florestán

 

La tarde del martes 18 de febrero de 1997, el entonces secretario de la Defensa Nacional, Enrique Cervantes, dio a conocer la detención del general de división Jesús Gutiérrez Rebollo, zar antidrogas en el gobierno del presidente Ernesto Zedillo, por sus nexos con el narcotráfico.

En un hecho inédito en una reunión privada ante 300 altos mandos militares, hizo el anuncio de la detención de quien calificó de traidor:

Durante los últimos años, el general Gutiérrez Rebollo engañó a sus superiores, defraudó la confianza en él depositada, atentó contra la seguridad nacional de México y vulneró el esfuerzo conjunto de las instituciones en contra de narcotráfico, ya que si bien actuó eficazmente contra algunos grupos de narcotraficantes, ahora consideramos que también sirvió consciente y preponderantemente a los intereses y al fortalecimiento de otro grupo; se refería al llamado Señor de los Cielos, jefe del Cártel de Juárez.

A la mañana siguiente, 19 de febrero, me tocó cubrir el más sombrío Día del Ejército, en el Campo Militar Número Uno, donde entre los mandos solo había un tema: Gutiérrez Rebollo.

En el aquel lúgubre desayuno me tocó una mesa al lado de un general al que le comenté que tenía nombre de personaje de García Márquez: el general Cienfuegos, Salvador Cienfuegos.

No supe de él hasta que Enrique Peña lo designó como su secretario de la Defensa Nacional, el 30 de noviembre de 2012.

Hoy, el general está en una celda en el Centro de Detención Metropolitano de Los Ángeles, acusado de cuatro delitos relacionados con el narcotráfico, a la espera de ser presentado ante una corte federal en Nueva York.

Su detención, contenida por el gobierno de Estados Unidos desde agosto de 2019, se basa hasta ahora en una conversación vía BlackBerry entre dos delincuentes y una imagen en televisión.

El reto es que el fiscal allá lo pruebe, porque lo que es aquí, en México, el general ya fue sentenciado, ignorando todas sus prendas militares.

RETALES

 

1. CUENTAS. El diputado del PRI, Fernando Galindo, dijo que la caída de la economía en el primer semestre fue de 18 por ciento y la anual será de 10 por ciento. Que esto aumentó la deuda como proporción del PIB de 45 a 55 por ciento y que no entendía el endeudamiento de 750 mil millones de pesos, cuando el Presidente ha dicho cero deuda;

2. REBROTE. Mario Delgado dio positivo de covid-19 entre el presupuesto de Egresos y la presidencia de Morena. También Yeidckol Polevnsky y Gibrán Ramírez;

3. DESPEDIDA. El Presidente había dicho el lunes que igual convencía a Alfonso Durazo para que se quedara como secretario de Seguridad, cuando ayer en la mañanera éste se despidió del cargo. Dijo que recibió un país (sic) oliendo a pólvora, que deja, digo yo, con el mismo olor y en su máximo de homicidios dolosos.

 

Nos vemos mañana, pero en privado

 

COLUMNA PUBLICADA ORIGINALMENTE EN MILENIO

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button