Opinión

Vamos bien, pero es importante mejorar

Raúl Orvañanos

La Selección Mexicana enfrenta este martes a su similar de Argelia, selección campeona de la Copa Africana, un título cada vez más competido. África se caracteriza por un futbol físico, de mucha velocidad, pero los argelinos le han dado técnica y clase, influenciados por la cercanía que tienen con Europa y la identidad con personajes del futbol como Zidane y Mbappé, cuyas familias emigraron a Francia desde ese país. El último triunfo de los argelinos fue contra Nigeria, un equipo que es potencia de la zona y un recurrente asistente a mundiales y juegos olímpicos, por lo que el equipo mexicano no tendrá una tarea sencilla si la intención es ganar el partido. México tuvo una buena presentación ante Países Bajos después de haber tenido una pausa muy larga; si bien los neerlandeses se encuentran en una etapa de renovación y el plantel que presentaron no era el estelar, México salió de su zona de confort ubicada entre el Estadio Azteca y Estados Unidos, para hacer el viaje a Europa y competir de manera seria.

El regreso de la Selección a la actividad futbolística se complicó ante los cuestionamientos de algunos clubes por la manera en que se trabajan las micro concentraciones en medio del torneo Guardianes 2020. Los equipos de la liga mexicana parecen más nerviosos ahora por quedar en los últimos lugares que cuando existía el descenso; ahora cuesta más caro y terminar el torneo en las tres últimas posiciones supone un golpe económico muy fuerte, aunque son pocos, o ninguno, los jugadores convocados de los equipos en los últimos lugares de la general, nadie está dispuesto a ceder terreno. Tratando de separar la Liga de la Selección, Martino no se quebró la cabeza para convocar a los jugadores que participarían en los dos partidos en Europa; llamó a los que ya estaban allá, aunque algunos no hayan visto actividad o se encuentren en clubes europeos de poco renombre.

Con Martino, el equipo mexicano tiene una racha que supera a sus dos antecesores en el banquillo, sobre todo se nota el trabajo para superar los errores que el equipo comete; contra Argentina, la última selección ‘top’ a la que se enfrentó andes de Países Bajos, hubo muchas fallas en la precisión y tenencia del balón, se entregaron muchos balones en la zona de seguridad que los argentinos capitalizaron. En el partido en el Estadio Johan Cruyff el control del partido por más de una hora perteneció al ‘Tricolor’, buenas transiciones ataque-defensa y viceversa sin comprometer la posesión de la pelota. Eso es el trabajo que dejan las pequeñas concentraciones, se nota que la prioridad del técnico es que el equipo se defienda teniendo el control del balón, sin otorgar oportunidades de despliegue a velocidad de sus rivales.

La columna vertebral de la Selección parece definida; en la portería no hay dudas, cualquiera de los arqueros convocados da la seguridad suficiente al cuadro bajo, en los últimos años han sido los porteros los elementos más sólidos en el equipo; en el cuadro bajo, los defensas,  hay una combinación equilibrada entre juventud y experiencia que permitirá a los que lleguen a Catar tener el recorrido y ejemplo necesario para cumplir de buena manera, en la central no hay casi dudas, faltaría un lateral izquierdo nominal para poder liberar a Gallardo a la posición en la que luce más: de extremo. La media cancha es, tal vez, la zona en la que existen más dudas; Andrés Guardado, que se encuentra a una victoria de ser el jugador más ganador con el equipo, tendrá la oportunidad de guiar a sus recambios hasta las eliminatorias de la zona de CONCACAF, pero sus pocos minutos en su club y la edad lo condicionan para ser titular en Catar, incluso a llegar al Mundial en el país asiático. Tampoco Héctor Herrera tiene una constante de juego en su club, se notó la falta de ritmo en el partido en Ámsterdam; solo Álvarez parece inamovible como único en la posición de contención. La delantera no tiene problemas, al parecer, hay elementos en Europa que difícilmente disminuirá su nivel; Jiménez, Lozano y Corona tienen mucho tiempo para consolidarse en sus equipos, y así aportar mucho más al equipo mexicano.

Esperemos que en el partido contra Argelia se puedan ver las correcciones que espera Martino: jugar con la misma intensidad los 90 minutos y sobretodo no perder el control del balón ni la tranquilidad en los últimos minutos del partido, contra Países Bajos se sufrió en ese período.

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button