Opinión

Que no se lo lleve el viento

Mario Ávila

  • Que saquen a los corruptos pero que no acaben con el modelo

El paso del Huracán Delta por Quintana Roo y Yucatán dejó pérdidas cuantiosas y necesidades imperantes para la población.

Afortunadamente en esta ocasión no hubo víctimas que lamentar.

Los llamados de protección civil en ambas entidades, aunado a la cultura en la materia que tienen los ciudadanos de la región, arrojó este saldo positivo.

El problema, como siempre es, el costo de la reconstrucción; caminos rurales, puentes, cableado, postes de luz y toda la infraestructura impactada.

Todo indica que el Fonden desaparecerá, no obstante, todavía debe de contar con recursos para atender esta circunstancia.

Insisto, la vocación de ese fideicomiso es la respuesta inmediata ante la catástrofe, eso es lo que lo colocaba en un primer lugar de interés.

Si el presidente argumenta que había corrupción en sexenios anteriores, tendría que haber cesado en este o bien, llevar a cabo una limpia si es que la hay, pero el modelo y su operación bien vale la pena conservarlo.

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button