Opinión

Muchos ‘Clásicos’ para un solo torneo

Raúl Orvañanos

Hay partidos que están marcados en el calendario del futbol mexicano como imperdibles, son encuentros que se esperan durante la temporada para poder apreciar un juego diferente, uno en el que se entregue algo más por parte de los jugadores que las ganas de pasar el trámite. Los ‘Clásicos’ son llamados así porque más allá de ser un partido de tradición, la rivalidad presume que habrá una batalla deportiva en la que ningún equipo se guarda nada. En cada liga en la que se juega futbol existe uno, incluso en la liga amateur siempre hay un rival contra el que sabe más ganar, cuando se gana. Cuando se pierde se va también el orgullo y la confianza. Es un partido que cada uno quiere ganar y ninguno perder. Sin importar la forma en la que lleguen, se espera que cualquiera de los dos venda cara su derrota; que den espectáculo, que se acerquen a las expectativas creadas en la semana; que si calientan el partido días antes, respondan en la cancha. En todo y más se piensa cuando se acerca uno de esos partidos, que no es otro más en el torneo, que significa pasión.

En España es el Madrid-Barcelona o en Argentina, el Boca-River. Un solo partido que contiene toda la tradición y rivalidad en el que seguidores de otros equipos en algún momento también tienen un favorito; un juego que mueve a las más grandes aficiones, local o mundialmente; uno solo. En México, el ‘Clásico Nacional’ entre América y Guadalajara, representa este partido único en la temporada. O no. En el escenario ideal, los equipos más populares del país son los que dominan la liga, Bayern y Dortmund, Benfica y Porto, pero en el torneo mexicano no siempre sucede; los altibajos en la tabla tienen que ver directamente con la estabilidad financiera de los equipos, mientras América ha mantenido una cartera sana desde hace muchos años que le ha permitido mantener un perfil de jugador que pocos equipos pueden soportar, Guadalajara ha pasado por varias crisis institucionales que se agravaron con los años. En 2020 se esperaba un equipo más sólido de lo que han demostrado, se hicieron inversiones millonarias que supondrían un salto de calidad del equipo, estas no funcionaron en el corto plazo que se esperaba, Chivas no se revolucionó; el lento arranque ya les costó tres entrenadores, desde Cardozo se contrató a Alexis Vega, y el equipo que dirige deportivamente Ricardo Peláez sigue sin reaccionar. América está en los cuatro primeros de la tabla general, jugando bien o mal, sin satisfacer del todo al americanismo, pero parece que calificarán directamente a cuartos de final, sin pasar por el repechaje; aunque llegaron como favoritos y ganaron, el partido tuvo un sabor amargo para todos, no fue un buen partido.

Desde hace tiempo que el ‘Clásico Nacional’ no resulta lo atractivo que solía ser, que no mueve las masas y despierta las pasiones que antaño se disfrutaban; por algo se le nombró así a ese encuentro en particular, la rivalidad que se construyó con base en finales ganadas y perdidas ha ido perdiendo emoción. Para esto han surgido voces que nombran otros partidos como ‘clásicos’, sin necesariamente serlo, pero al tener este apodo se generan altas expectativas de estos partidos. El ‘Clásico joven’, el del Norte, el del Bajío, el Capitalino, el Regio que es distinto al norteño, el del Periférico, y los que se sumen. Todo para darles impulso mediático y ganar terreno sobre el Nacional. Pero en ninguno de los que se han jugado hasta ahora, Nacional, Regio y Joven, se ha notado el ingrediente que los hace diferente. El futbol es un deporte en donde dos equipos se enfrentan, los dos deben aportar para el espectáculo, no solamente uno; en dos de ellos solo hubo un equipo que tuvo intención de ganar, en el partido entre América y Cruz Azul el futbol lo puso Óscar Jiménez y ya. Las Águilas siguen acomodando jugadores donde pueden; no debe ser un pretexto, pero Coapa parece un hospital, lamentablemente. Cruz Azul tuvo una muy buena oportunidad de colocarse en primer lugar, contra un rival mermado no pudo concretar las oportunidades generadas, muchos remates terminaron directamente en las manos de Jiménez.

Resta un partido de los considerados serios, otro en el que América está involucrado; tres partidos con alta exigencia de manera consecutiva es un reto físico para el equipo azulcrema. El próximo sábado se enfrentan a Pumas que busca enderezar de nuevo el barco tras perder el invicto y seguir en desconcierto hasta el partido pasado. Esperemos que este pueda responder por los ‘Clásicos’ de esta temporada que, más que nada, han decepcionado.

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button