Opinión

Presidente: El país necesita héroes y heroínas vivos, no muertos

Eduardo Ruiz-Healy

Al referirse a la pandemia de COVID-19, que hasta ayer había causado que en nuestro país enfermaran 616 894 personas y murieran 66 329, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo:

“El coronavirus nos ha dejado dolor, tristeza y penurias (…) ha demostrado el humanismo y la entrega de los trabajadores de la salud…”.

Y esa no fue la primera vez que ha expresado su admiración por los médicos, enfermeros y enfermeras, técnicos en salud y personal de intendencia que trabaja en donde son atendidos los enfermos de COVID.

En mayo dijo: “Es un momento difícil para todos por esta pandemia que nos afecta y son las enfermeras, como les hemos llamado, nuestras heroínas con los médicos, nuestros héroes, los que están en los hospitales salvando vidas, por eso nuestro reconocimiento…”.

También en mayo propuso rendirles homenaje: “Cómo hacerles un reconocimiento muy especial, merecido, a los trabajadores de salud que están en hospitales Covid-19. Queremos homenajearlos permanentemente, como lo hemos venido haciendo, son héroes, son heroínas”.

Y a principios de agosto anunció: “Se va a mantener un homenaje permanente (…) de agradecimiento a enfermeras a enfermeros, a médicos, a todo el personal de salud que no se rinde, que se sigue entregado para salvar vidas”. Añadió que diariamente se guardaría un minuto de silencio para honrar a las víctimas del coronavirus, y para aplaudir al personal médico.

Es innegable que han sido muchas las expresiones de afecto de Andrés Manuel hacia el personal de salud encargado de enfrentar la pandemia.

Desafortunadamente, su admiración por aquellos que califica como héroes y heroínas nunca ha pasado del ámbito de las palabras porque, en los hechos, muy poco ha hecho su gobierno para proteger la salud y la vida de quienes cuidan a quienes enfermaron de COVID.

Me remito a los hechos.

Un informe difundido antier por Amnistía Internacional señala que alrededor del mundo han muerto poco más de 7000 trabajadores de la salud, lo que representa “una crisis de dimensiones alarmantes”.

Peor aún es el hecho de que sea en México en donde han muerto la mayor cantidad de ellos: 1320, el 19% del total. Por encima de los 1077 en Estados Unidos, 649 en Reino Unido y 634 en Brasil.

También antier, la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa Etienne, informó que, por el coronavirus, en América han muerto 2500 trabajadores de la salud, más de la mitad de ellos en México.

Añadió que en Estados Unidos y México, los trabajadores de la salud contagiados representan a uno de cada siete casos de COVID-19.

¿Por qué han muerto tantos en México? Por una razón muy sencilla: el gobierno de la 4T no les ha dado los equipos de protección personal (EPP) que requieren para trabajar con el menor riesgo posible.

Hasta ahora no han recibido las cantidades necesarias de cubrebocas, caretas, batas y guantes, y la mayoría de ellos se han visto obligados a darle un uso permanente a estos equipos que son desechables.

Y no los han recibido porque el dinero que debería destinarse para comprar los EPP se ha usado para pagar las obras consentidas de AMLO, que aparentemente son más importantes para él que las vidas de las personas que tanto admira.

Presidente: El país necesita héroes y heroínas vivos, no muertos.

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button