Opinión

Lo noticioso mata lo importante

Joaquín López-Dóriga

A las palabras se las lleva la realidad, no el viento

Florestán

Hay una vieja discusión entre lo importante y lo periodístico en el que la conclusión es que lo primero no es necesariamente lo segundo.

Eso pasa en las mañaneras y me remito a la de ayer: lo importante era la reforma al sistema de pensiones que dignificará el retiro de millones de mexicanos que al jubilarse hoy reciben una tercera parte de sus ingresos salariales que les niega una vida digna y los condena a niveles de pobreza y subsistencia.

Sin duda, y para el futuro, eso era lo importante, pero vino lo periodístico:

1. El día anterior, el secretario de Hacienda había calificado al cubrebocas como uno de los elementos que permitan relanzar con mayor éxito la economía. López Obrador lo rechazó y dudó de que Arturo Herrera lo hubiera dicho, ante lo que éste pidió la palabra para decir que sí pero no, que lo que había dicho era un eufemismo, incapaz de sostener ante el Presidente su declaración ante los industriales, de lo que ya hablaremos mañana.

2. El reproche público a Mario Delgado, allí presente, de que su mayoría no hubiera llevado al periodo extraordinario la desaparición de fondos y fideicomisos y la reforma para comprar medicinas en el extranjero.

3. El reconocimiento, con el regreso a ese escenario mañanero después de meses de ignorarlo, del presidente del CCE, Carlos Salazar, del distanciamiento notorio con el empresariado, pero no ruptura.

4. La confirmación de diferencias en su gabinete, normal en cualquier gobierno, y la renuncia de Javier Jiménez Espriú como titular de la SCT por su desacuerdo con la decisión de entregarle el manejo de los puertos a la Secretaría de Marina.

Y esto para no entrar en otros detalles que hacen que el mismo Presidente anteponga lo periodístico a lo importante, por presentar la reforma; lo importante, en la mañanera y no en un acto aparte. Pero todo se tiene que desahogar de siete a nueve.

RETALES

1. ACUERDO. Al final salieron, y por consenso, los cuatro consejeros del INE: Norma Irene De la Cruz, Carla Astrid Humphrey, José Martin Fernando Faz y Uuc-kib Espadas. Y la conspiración golpista Padierna-Ackerman tomó su nivel: cero;

2. LLEGADA. Nunca el regreso de un avión vacío había causado tanto interés como el del TP-01 Morelos, tras 19 meses confinado en un hangar en el desierto de California. El lunes, el Presidente dará su mañanera en el hangar presidencial. Ese avión lleva cinco años en su discurso. Desde cuando no lo tenía ni Obama y sigue rindiendo; y

3. CURVA. El discurso oficial desde principios de abril era que se estaba aplanando la curva y que se había domado la pandemia y, recientemente, que muertes y contagios iban para abajo. Ayer los muertos fueron 790, para llegar a 41 mil 190, el cuarto lugar en el mundo, y los casos aumentaron en 5 mil 952, para sumar 362 mil. Y los que faltan.

Nos vemos mañana, pero en privado

 

Columna publicada originamlente en MILENIO

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button