Opinión

¿La nueva cara del futbol mexicano?

Columna del día de Raúl Orvañanos

¡Por fin! El 24 de julio dará inicio el Apertura 2020, después de seis meses para el olvido en el futbol mexicano que comenzaron con la desafiliación del Veracruz por no contar con la solvencia y suficiencia económica para mantener el equipo en primera división, y que, continúo con un semestre en el que las decisiones tomadas favorecieron en mayor medida a el aspecto financiero de los equipos y la liga; la desaparición del ascenso, solo por seis años; cambios de dueños, de franquicias y de plazas, y, finalmente la cancelación de un campeonato que deja vacante el puesto de primer lugar. Finalmente tendremos actividad futbolística, aunque no sea directamente; tendremos que volver poco a poco a los estadios, mientras podremos disfrutar de todos los partidos por televisión. La vuelta de la Bundesliga nos dio cierta esperanza de que el futbol no tardaría tanto en regresar, La Liga confirmó nuestra ansia por este deporte y de una manera muy generosa nos ofreció un calendario apretado de partidos, diario habrá por lo menos uno para culminar la temporada 19-20 del futbol español. Parecía que México se quedaba atrás, las juntas y movimientos de la Liga Mx no daban ninguna certeza de volverían los equipos a los estadios.

Las autoridades sanitarias en nuestro país informaron que no hubo necesidad de cancelar el Clausura 2020, que, si fue necesaria la suspensión, la actividad podía regresar sin aficionados en los estadios, por lo que, fue decisión por completo de nuestra liga de cancelar dicho torneo. Tomaron la oportunidad de empezar todo desde cero; hay piso parejo para todos, los nuevos equipos, las nuevas sedes, los nuevos dueños; los mismos dueños: todos parten deportivamente desde la misma base y por seis años no tendrán que preocuparse porque el equipo, la franquicia, pierda su valor económico drásticamente. Si después de los seis años regresa el descenso dependerá del éxito que haya tenido esta medida y, sobretodo, de que ningún equipo importante o de tradición se vea involucrado en la quema. El ascenso no. Ese se reactivará en la temporada 21-22 y lo lograrán solo los equipos que estén plenamente certificados por la liga, brazo ejecutor de la junta de dueños que a veces ve por lo común, pero lo normal es que cada uno se preocupe por su propio equipo; dependiendo de eso hay alianzas y tratos comprometidos todo el tiempo.

El Apertura 2020 será el comienzo de una nueva época del futbol mexicano; así parece, aunque comercialmente no lo han explotado así. Siguen insistiendo en que sintamos una liga que ya no parece nuestra y en la que lo poco que se renueva son los contratos de algunos, también, viejos conocidos; América apuesta a un proyecto bastante más largo de lo común con la nueva firma de Miguel Herrera por cuatro años más; es un plazo que da seguridad, que insinúa un plan en el que por lo menos hay un par de campeonatos más, y uno a muy corto plazo; se cumplen dos años del último campeonato de Herrera al frente del equipo. Las Águilas también aseguraron a Federico Viñas por un contrato de 4 años; sin duda el joven uruguayo de 21 años es un gran prospecto y tiene un futuro prometedor y podrá ser traspasado a un mercado con mayor jerarquía por una buena suma; esto no contradice la tendencia de la institución de Coapa del último año en el que soltó a figuras importantes teniendo un notorio impacto en el funcionamiento del equipo, que al final lograron resolver. Pero al mismo tiempo parece que bloquea la posibilidad de que un delantero mexicano pueda alzar la mano desde fuerzas básicas por una oportunidad. Si juegan con dos delanteros, la dupla cantada es Martín con Viñas, el delantero yucateco no es tan joven como el uruguayo y estas son sus temporadas de confirmación, no de adaptación. La competencia en América siempre ha sido dura para los jugadores mexicanos, realmente deben sobresalir para pelear un lugar; con cuatro años del proyecto de Miguel Herrera es probable que pueda acompañar la carrera de algunos jóvenes y dejarlos a punto para el futuro.

La pandemia, además de una nueva normalidad también ha provocado estragos en la economía global y particular, los equipos mexicanos también sufrieron el golpe en sus bolsillos, por lo que varios equipos regresaron jugadores prestados a sus filas y dejaron ir a algunos que inflaban la nómina. No se esperan grandes contrataciones para este torneo que inicia, se entiende perfectamente.

 

Telefórmula en vivo

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close