Opinión

No deben explicaciones, pero podrían haber avisado

Opinión de Raúl Orvañanos.

El futbol mexicano no ha visto acción en casi dos meses y medio, y aun así se ha llevado las primeras planas en los diarios deportivos. En estos tiempos tan difíciles por los que todos estamos atravesando, los dueños del balón en México no han sido empáticos con cientos, miles, de aficionados; tanto en el Ascenso Mx, ahora extinto, como en la Liga Mx, con torneo cancelado, se están tomando decisiones que lastiman la lealtad y las ilusiones de las personas que siguen a varios equipos profesionales. Con la eliminación del ascenso y descenso se cortaron las esperanzas de varios equipos, y sus seguidores, de llegar al máximo circuito deportivamente. La noticia de esta semana es el posible, ya casi es un hecho, cambio de sede del equipo franquicia una de las dos grandes televisoras del país, sin tomar en cuenta la historia y el arraigo que un equipo de futbol había logrado en la capital de Michoacán.

Morelia es casa del equipo profesional de futbol, desde 1950 cuando se fundó Club Deportivo, que participaría 20 años entre la división de plata y la primera división, hasta que en la década de los años 80 se consolidó en esta última. Un equipo que se tuvo que adaptar a los cambios de dueños, directivos y hasta de nombre. Un tiempo fueron ‘los canarios’, ‘los ates’, hasta que fueron adquiridos por la televisora del Ajusco y se transformaron en Monarcas. Desde 1996, Álvaro Dávila logro mantener al equipo en un equilibrio sano; siempre con presupuesto apretado la institución logró armar equipos que pocas veces se vieron en problemas de descenso. El invierno del año 2000 será el único campeonato en el palmarés de la ciudad.

Podemos imaginar que económicamente la oferta para adquirir una franquicia de primera división se escribe con muchos ceros; la última operación de este estilo, la adquisición de la franquicia de Lobos BUAP por Bravos de Juárez, estuvo cerca de los 380 millones de pesos. El futbol se ve como negocio y muchas circunstancias transformaron a la capital michoacana en una opción poco atractiva inversionistas que pudieran estar interesados en apoyar al equipo para renovarse financieramente. Dejó de ser rentable y la economía tiene que ver poco con el corazón, sobre todo de los michoacanos que cada quince día pensaban en hacer un esfuerzo para acudir al Estadio Morelos. Sin previo aviso y posiblemente desde una videoconferencia, se decidió una transacción que no debe ser sencilla; es decir, la compraventa de un equipo profesional de primera división es algo que no pasa desapercibido por las autoridades. ¿Qué necesidad de hacer todo en ‘lo oscurito’? ¿Cuántas situaciones han quedado escondidas por un pacto de impunidad que existe entre los federativos y los dueños del futbol mexicano?

La parte menos culpable son las personas de Mazatlán, posible nueva casa de Monarcas que pasarán a ser Delfines; tampoco son culpables los inversionistas ni el gobierno de Culiacán que ha hecho una grande inversión en un estadio muy moderno con capacidad e infraestructura para albergar a un equipo de primera división. En la entidad, ya cuentan con un equipo profesional de futbol, Dorados, por donde han pasado leyendas del futbol internacional; Pep Guardiola como jugador y Maradona como técnico. Es un estado con tradición en el béisbol, y donde ahora se pretende generar afición para dos equipos de futbol, en caso de que Dorados trascienda hacia la liga de desarrollo que sustituye al Ascenso Mx.

La FIFA le ha pedido a la Federación Mexicana de Futbol que reconsidere la desaparición de la competencia para ascender a la primera división de manera deportiva, además de resolver los temas de multipropiedad que existe en el futbol local; esos y otros asuntos pactados en ‘lo oscurito’ tendrán que salir a la luz y tener consecuencias ante el máximo organismo rector del futbol.

Telefórmula en vivo

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close