Más preocupados por salvar la cara que las vidas

EN PRIVADO - Opinión de Joaquín López-Dóriga

En recuerdo de Ramón,
que no merecía morir así.
Florestán

Señor Presidente, apenas ayer escribía, aunque usted no me lea, que siempre he tenido claro que la vida es el valor supremo, pero ahora resulta que ante esta crisis quieren desplazarla por la economía.

Y en esta conclusión, siempre y cuando los muertos sean los de otros, veo una mayor aceptación en los gobiernos y consorcios del gran capital que urgen abrir las líneas de producción sobre el riesgo de la muerte.

Yo le he escuchado hablar de la pandemia y percibo que da la impresión de haber amarrado la eficacia de su gobierno al aplanamiento de la curva de contagios, como si esto dependiera de decisiones oficiales y no de una realidad epidémica inexorable. Y se mueve del vamos muy bien y somos un ejemplo mundial, hasta, digo yo, que la realidad nos alcance.

Porque una cosa es la estadística y otra la muerte cercana.

Pues le quiero decir que ayer la muerte nos alcanzó. Que el querido Ramón, un compañero de vida, de trabajo y de familia, falleció víctima del coronavirus y que escribo estas líneas entre el enojo y la tristeza.

Ramón tenía 50 años, 20 de sus últimos formó parte de esta familia con su cariño, entrega, lealtad y valentía. Que vio crecer a mis hijas que lo querían como ellas a él, y que no merecía morir así.

Que cuando ayer les dije que Ramón había muerto, en su dolor y llanto, no lo podían creer, y yo en su discurso oficial de que vamos bien, tampoco.

Ramón, como miles de mexicanos, no merecía morir y menos en el discurso triunfal de que la curva se ha aplanado, que somos un ejemplo para el mundo y que México es un país sano.

Quisiera que usted o su secretario de Salud tuvieran el valor de decirle eso a la esposa y a los hijos del inolvidable Ramón, cuando han sido incapaces, siquiera, de darles el pésame, más preocupados por salvar la cara que por salvar las vidas.

RETALES

1. CUENTAS. En la permanente, Morena necesita 25 votos para alcanzar la mayoría calificada que permita convocar a un período extraordinario, el martes, para aprobar la iniciativa presidencial para redireccionar el presupuesto federal, lo que es facultad exclusiva de la Cámara de Diputados. Ayer la oposición fijó posición para no darle esa mayoría, impedir el extraordinario y llevar la iniciativa hasta el próximo septiembre. Digo, si todos cumplen su palabra;

2. COVID. Miguel Ángel Osorio Chong no esperó una semana y ayer reveló que ha dado positivo de coviud-19. El coordinador de la bancada del PRI en el Senado, integra la Comisión Permanente, pero su suplente votará en línea del PRI contra el extraordinario; y

3. HISTORIA. La ignorancia de Tatiana Clouthier se ratificó cuando declaró que las facultades del Congreso de México datan del año mil 300 y feria, cuando ni se había fundado la gran Tenochtitlán. Eso es la ignorancia. Y se quedó tan pancha.

Nos vemos el martes, pero en privado

lopezdoriga@milenio.com
@lopezdoriga
lopezdoriga.com

 

 

Columna originalmente publicada en Milenio. 

Salir de la versión móvil