score
Opinión

El tapón del Presidente

Columna del día 28 de abril de Joaquín López Dóriga

Los reporteros también nos hacemos mayores, pero seguimos siendo siempre reporteros. 

Florestán

Alguna cadena de entendimiento con Palacio Nacional se rompió el fin de semana y no le informaron al presidente Andrés Manuel López Obrador el acuerdo firmado entre el BID y el Consejo Mexicano de Negocios para financiar con 12 mil millones de dólares a unas 30 mil pequeñas y medianas empresas, pues ayer dijo que no estaba enterado ni le gustaba el modito de esa organización de operar sin que él estuviera informado cuando en realidad, lo que estaba era desinformado.

Y me extraña, porque la noche anterior, su secretaria de Economía, Graciela Márquez, se congratuló en conferencia de prensa y vía Twitter transmitió el contenido, lo que contagió a Marcelo Ebrard: Felicitaciones, muy oportuna iniciativa para proteger nuestra planta productiva y empleo.

Todo iba así hasta la mañanera, cuando el caso le sacó el tapón al presidente López Obrador, quien se fue contra el acuerdo:

No me gusta nada el modito de que se pongan de acuerdo (BID-CMN) y quieran imponernos sus planes. Entonces, ¿cómo es que se hace un acuerdo y que ahora Hacienda lo avale? ¡Y qué! ¿Nosotros estamos aquí de florero, de adorno? Yo nada más veo, ¡imagínense que el Presidente se entera de que ya hubo un arreglo y que nada más vas a pedirle que Hacienda lo avale! o cuando dijeron que el gobierno se adhiera a nuestro plan económico ¡Cómo! Es mucha la prepotencia: a ver, te voy a dictar lo que tienes que hacer. ¡No!

Y siguió: Es confrontación de ideas, y equiparó este acuerdo con el Fobaproa. Nosotros queremos mantener la planta productiva, pero no así. Eso ya se probó y resultó un desastre para el país, no vamos a regresar a lo mismo, para eso hubo un cambio.

Lo que nadie le dijo al Presidente es que este acuerdo no tiene nada que, ni de lejos, con el Fobaproa, que tampoco implica el aval de Hacienda y que el apoyo para ayudar a 30 mil micro y pequeñas empresas se hace sin un solo peso del gobierno.

No sé por qué no se lo explicaron y lo dejaron irse con el tercer strike.

RETALES 

1. ACLARANDO. En algún momento alguien le pasó una tarjeta y retomó el tema: Si no es a cargo del presupuesto, adelante, pero si es a cargo del presupuesto no lo acepto. Si no es con aval del gobierno, no hay problema, bienvenido. Y ese era y es el acuerdo: sin cargo al presupuesto, ni con el aval del gobierno. Pero, insisto, no le dijeron;

2. TIEMPOS. No habrá tiempo para aprobar la iniciativa presidencial para tomar las riendas del Presupuesto de Egresos en caso de emergencia económica. En la Cámara sí pasa, pero en el Senado no, y el jueves termina este período ordinario; y

3. CONSULTA. Agotado el distractor, ya nadie volvió a tocar el tema de reformar la Constitución para adelantar la consulta de ratificación de mandato del 21 de marzo de 2022 a las elecciones de junio del año que viene. Silencio.

Nos vemos mañana, pero en privado

lopezdoriga@milenio.com

@lopezdoriga

lopezdoriga.com

 

Columna publicada originalmente en Milenio.



Artículos Relacionados

Back to top button