Opinión

No quiero ser el próximo Michael Jordan, simplemente quiero ser Kobe Bryant

Opinión de Rafael Ayala.

No quiero ser el próximo Michael Jordan, simplemente quiero ser Kobe Bryant… Así, con esta determinación se aparecía en el draft de 1996 un jovencito de apenas 18 años procedente de una preparatoria en Filadelfia… Su nombre, Kobe Bean Bryant…

Hijo de un ex jugador de la NBA, Kobe fue seleccionado en la posición 13 por los Hornets de Charlotte, pero esa misma noche su vida nunca sería la misma al ser traspasado a los Lakers de Los Ángeles, a cambio del poste croata Vlade Divac… Con esto se cumplía su primer sueño de la infancia, el de vestir la camiseta oro y púrpura… La de los Lakers de Los Ángeles…

Su huella en la NBA comenzó a ser cada vez más profunda… Y su talento incontenible… Ya con el paso de los años y la llegada de Phil Jackson como coach de los Lakers, además de la aparición de Shaquille O’Neal, Kobe encontró la manera de dominar la liga, consiguiendo tres títulos de manera consecutiva…

Una vez que el Shaq abandonó a los Lakers, los cuestionamientos comenzaron a rodear a Bryant… Argumentando que jamás ganaría de nueva cuenta sin O’Neal… Así, optó por llevar a Los Ángeles a Pau Gasol, un jugador sumamente técnico, pero cuestionado por los aficionados y expertos debido a su falta de juego físico y escasa musculatura… Con Gasol a su lado, Kobe alcanzó tres finales seguidas, ganando las dos últimas…

En el plano internacional, Kobe no solo llevó a Estados Unidos a dos medallas de oro en juegos olímpicos, sino que lo hizo tras el fracaso rotundo que significó Atenas 2004, donde las barras y las estrellas no solo perdieron por primera vez con profesionales en la duela, sino que terminaron en tercer lugar con todo y Lebron James en sus filas… Ya con Bryant, en Beijing 2008, Estados Unidos arrasó en la competencia hasta la medalla de oro…

20 campañas, 13 de ellas en el equipo ideal de la liga, 18 nominaciones al juego de estrellas, un mvp de la temporada, dos mvps de las finales, todo estos son solo números, cuando tuvo momentos en su carrera como el día de su despedida… Donde más allá de anotar 60 puntos, Kobe recibió de manos de Earvin Magic Johnson, el título del Laker más grande de todos los tiempos…

Un 22 de enero de 2006, Kobe encestó 81 puntos en contra de los Raptors de Toronto… La cifra es bestial, es la segunda más alta desde que en 1962 Wilt Chamberlain metiera 100 unidades, aunque en esa época no existía la violación de 3 segundos en el área… Lo increíble es que para Kobe, ese partido representa mucho más que un récord, ya que fue la primera y única vez que su abuelita lo vio jugar de manera profesional…

Este fue Kobe Bryant… El hombre que despedazó los récords… El jugador que hasta el sábado pasado, era el tercer mejor encestador en la historia de la NBA, el que siempre fue comparado con Michael Jordan… El tipo que regresó la grandeza a los Lakers, pero que también fue un padre de familia extraordinario y sirvió de inspiración a los que se esforzaban por ser mejores…

Porque los héroes van y vienen, pero solamente las leyendas serán eternas…

Telefórmula en vivo

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close