score
Opinión

México no es ni puede ser el hermano mayor de América Latina

Opinión de Eduardo Ruiz Healy.

The Economist Intelligence Unit (EIU), la división de investigación y análisis de The Economist Group, la empresa británica que publica la revista The Economist, difundió ayer su Índice de Democracia 2019 (ID 2019).

El reporte anota que el ID “proporciona una instantánea del estado de la democracia en todo el mundo en 165 estados independientes y dos territorios. El ID se basa en cinco categorías: proceso electoral y pluralismo; el funcionamiento del gobierno; participación política; cultura política; y libertades civiles. Según sus puntajes en una variedad de indicadores dentro de estas categorías, cada país se clasifica dentro de uno de cuatro tipos de régimen: democracia plena, democracia defectuosa, régimen híbrido o régimen autoritario”.

El ID califica de cero a 10 a cada país y mientras más alta sea la calificación más democrático es. Con una calificación de entre 8.01 a 10.0, 22 países son democracias plenas; con una calificación de entre 6.01 a 8.00, 54 son democracias defectuosas; con una calificación de entre 4.01 y 6.00, 37 son regímenes híbridos; y con una calificación de entre 0.00 y 4.00, 54 son regímenes autoritarios.

Solo el 5.2% de la población mundial goza de una democracia plena, el 42.7% radica en naciones con democracias defectuosas, 16.0% en donde hay regímenes híbridos y 35.6% sufre bajo regímenes autoritarios.

El reporte señala que “una regresión y/o estancamiento de la democracia se ha reflejado en la disminución de los puntajes promedio de las democracias avanzadas de los Estados Unidos y Europa durante muchos años. Desde nuestro punto de vista, las principales manifestaciones de esta recesión democrática incluyen: 1. un énfasis creciente en el gobierno de élite / experto en lugar de la democracia popular participativa; 2. una creciente influencia de instituciones no elegidas, no responsables y organismos expertos; 3. la eliminación de asuntos sustantivos de importancia nacional de la arena política a decidir por políticos, expertos u organismos supranacionales a puerta cerrada; 4. una brecha cada vez mayor entre las élites políticas y los partidos, por un lado, y los electorados nacionales, por el otro; y 5. una disminución de las libertades civiles, incluida la libertad de los medios y la libertad de expresión”.

Debido a lo anterior, países que antes eran consideradas democracias plenas están ahora clasificadas como defectuosas, entre ellos Corea del Sur, Japón, Estados Unidos, Israel, Bélgica e Italia.

Con 6.09 puntos, México queda clasificado en el lugar 73 del ID como una democracia defectuosa por arriba de las siguientes naciones latinoamericanas que tienen regímenes híbridos: Honduras, Guatemala, Bolivia y Haití; y de los que tienen regímenes autoritarios: Nicaragua, Venezuela y Cuba.

Nuestro país obtiene 7.83 puntos por sus procesos electorales y pluralismo, 6.07 por el funcionamiento de su gobierno, 7.22 por la participación política, 3.13 por su cultura política y 6.18 por sus libertades civiles.

En resumen, México no tiene mucho de qué presumir y menos a las demás naciones latinoamericanas y del Caribe que están mejor calificadas y que nunca nos verán como su hermano mayor, como lo aseguró hace unas semanas el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Twitter: @ruizhealy
Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy
Instagram: ruizhealy
Sitio: ruizhealytimes.com



Artículos Relacionados

Back to top button