Opinión

Cruz Azul recupera credibilidad, América y Herrera pierden la concentración

Opinión de Raúl Orvañanos

Es tiempo de dejar atrás la violencia en el futbol; la violencia física, la verbal; la violencia que discrimina, ya sea por raza, condición social, preferencia sexual o de género. Es tiempo de dejar de escudarnos en el anonimato de la grada, además del grito homofóbico cada vez que el portero rival despeja, en los estadios del futbol mexicano estamos cayendo en una espiral de intolerancia que puede afectar de manera importante la experiencia de acudir al estadio. En San Luis, aficionados locales hicieron mofa del color de la piel de Miller Bolaños en un acto racista; en Monterrey, en un encuentro amistoso entre Tigres Femenil y Houston Dash, un aficionado de Tigres acosó físicamente a la jugadora Sofía Huerta del equipo visitante. Son dos conductas reprobables en cualquier escenario, y que deben ser llevadas hasta sus últimas consecuencias. En principio Tigres identificó al acosador y presentó una denuncia ante las autoridades; San Luis será multado y apercibido por la conducta de sus aficionados.

Dentro del esfuerzo institucional de erradicar la discriminación, empezando por el grito infame y homofóbico, cae muy mal que el director técnico de un equipo con la proyección mediática como la de América, termine un partido refiriéndose de manera inapropiada del árbitro enfrente de los medios. Miguel Herrera no se contiene cuando la frustración lo rebasa, pierde la capacidad de autocrítica y sus arranques de ira ponen un foco rojo en el desempeño de un técnico que en el trabajo futbolístico lo hace muy bien, esto ya le costó la dirección técnica de la selección mexicana, tendrá que asimilar de mejor manera cuando el rival es mejor y sus equivocaciones en la táctica. La expulsión de Roger Martínez el sábado en el partido que jugaron Águilas contra Cruz Azul, condicionó el resto del encuentro que América parecía haber inclinado a su favor y animó al equipo azul que mostró un carácter y determinación para competir contra el rival que no se le vio hace mucho tiempo.

Ni América entró a una crisis, ni Cruz Azul resolvió la temporada. En Coapa tendrán que olvidar lo que pasó para encarar la recta final de torneo, apenas es el segundo partido perdido en trece fechas, tendrán tiempo para trabajar y recuperar jugadores en el siguiente paro de la liga por fecha FIFA; en la Noria no pueden echar las campanas al vuelo por este triunfo, se quitan un poco de presión porque una derrota contra ese rival nunca cae bien en la institución celeste y menos en los tiempos por los que están pasando, pero aún no alcanzaron lugar para la liguilla, dependen de hacer un cierre de torneo casi perfecto para lograr los puntos necesarios, y que los de arriba no sigan sumando. La realidad de los dos equipos no se puede ignorar, América aun con este resultado mantuvo posición en la parte alta de la tabla, el cuarto lugar, y Cruz Azul empieza a arrepentirse de todos los puntos que dejó ir al inicio del torneo; el triunfo es un empuje anímico muy importante, el descanso de la liga no llega en buen momento, la inercia de la victoria tendrá que durar otra semana.

En Chivas se empieza a notar la mano de Alfredo Tena, un poco más de orden y un plantel más relajado mostraron un juego más compacto y con menos errores; el gol con el que Pumas empató lleva cierta responsabilidad del marcador al no hacer su presencia más firme, gran gol de Carlos González que empieza a responder de nuevo al llamado del equipo a su calidad. Necaxa y Querétaro confirman que lo suyo no es casualidad; el equipo que dirige Vucetich cayó en una pequeña mala racha que después de remontar ante Monterrey parece superada, el equipo de ‘La Sultana’ se presentó en ‘La Corregidora’ sin el técnico contratado para suplir a Alonso; Memo Vázquez ha logrado con el Necaxa algo extraordinario, sin la mitad del plantel del torneo anterior se encuentran en la cima de la tabla general.

El futbol es un deporte hermoso, lleno de compañerismo, pasión, identidad; procuremos mantenerlo así, no debe haber lugar para la intolerancia en un espectáculo que es tan diverso, en el que se pueden reunir personas de todas partes para disfrutar mientras observamos a jugadores y jugadoras que pretenden hacer lo mejor posible su trabajo para entretenerlos. En México estamos a un poco lejos de los extremos de violencia que suceden en Sudamérica o Europa, pero hace falta poco para encender la chispa del racismo, la discriminación y la violencia. Es nuestra responsabilidad evitarlo.

 

Telefórmula en vivo

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close