Opinión

Ni tan tan, ni muy muy

Mario Ávila Roque

Los canales de Xochimilco, en la ciudad de México, es uno de los íconos y referencia turística de nuestra capital y del país.

Desafortunadamente, las trajineras que navegan los canales de este lago se convirtieron en el tiempo en bares flotantes y, en los años, se salió de control distorsionando lo que fue, en su momento, un paseo alrededor de las chinampas.

El accidente del pasado domingo 1 de septiembre, en el que un joven de 20 años perdió la vida, provocó que la autoridad prestara atención a un asunto que debió de ser abordado hace años.

La reacción ha sido desproporcionada al pretender la prohibición de bebidas alcohólicas en las trajineras, lo cierto es que algo se tenía que hacer para devolver el carácter recreativo y cultural a este espacio público.

Esperemos que se encuentre una medianía que permita el sano esparcimiento y no impacte en la economía del lugar.

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button