Opinión

Verano exitoso

Contraataque deportivo - Opinión de Óscar Cano

La situación del deporte mexicano no ha sido fácil en los últimos meses, el recorte presupuestario  ha dejado malas caras, ya que varios de los competidores vieron reducidas sus becas, y a nadie le gusta que sus percepciones sean menores.

La agenda de este verano estaba cargada, tres citas de alto nivel ponían a prueba a los atletas nacionales, la Universiada en Nápoles Italia, el Mundial de Natación en Corea del Sur,  y los Juegos Panamericanos de Lima Perú.

La calidad, y sobre todo la garra de los competidores mexicanos fue puesta a prueba, cumpliendo de manera mas que satisfactoria,  con actuaciones históricas en cada uno de estos importantes eventos.

En la Universiad se lograron 21 preseas, ocho de ellas de oro para ubicarse en un destacado octavo puesto general del medallero, por encima de países como Italia, Inglaterra y Francia.

En el Mundial de Natación, de la mano del equipo de clavados, se obtuvieron hasta seis medallas, dos de ellas de plata.

Lo que mas llamó la atención fue lo sucedido en Panamericanos. El pronóstico conservador de la Comisión de Cultura Física y Deporte era de tan solo 19 medallas doradas, quedando destrozado con las 37 que obtuvo la delegación mexicana, cifra mas alta en Juegos fuera de nuestro país, y que le permitió finalizar tercero en el medallero por encima de Canadá y Cuba, y solo por debajo de Brasil y Estados Unidos, sumando en total 136 preseas, cuota mas alta de todos los tiempos.

¿Hay que estar contentos? obviamente que sí, sin embargo se debe ser muy analítico y no dejarse llevar por el entusiasmo sin control.

Los Juegos Panamericanos tienen sus particularidades, están incluidos deportes que la agenda olímpica no contempla, como el raquetbol y la pelota vasca, disciplinas donde México es potencia, y le permite tener un ascenso vertiginoso en la cosecha de metales. Reconocimiento especial a Paola Longoria, que sumo tres oros a su curriculum, llegando a nueve para ser la atleta mexicana que mas títulos continentales acumula.

Todos los oros valen lo mismo, pero hay algunos, como los de los gimnastas Fabián de Luna e Isaac Núñez, los del equipo de gimnasia rítmica, el de José Carlos Villareal en 1500 metros y Fernando Martínez en 5 mil, así como los de Daniela Campuzano y Gerardo Ulloa en  ciclismo de Montaña, y el de Mariana Arceo en pentatlón, que tienen un significado especial.

Igual que otros, que sin estar en la parte mas alta del podium, valen mucho como las platas en nado artístico y la de Paola Morán en 400 metros.

Uno de los males que nunca ha podido superar el deporte mexicano, salvo excepciones muy puntuales como clavados y tae kwando, es que no hay estructura, planes de trabajo y entrenadores, sobresaliendo mas el esfuerzo individual de los atletas, su grupo de trabajo cercano y un apoyo incondicional de sus familias.

Sin querer ser ave de mal agüero, tras la que era la mejor actuación fuera de México, aquella de Mar del Plata Argentina, en 1995, vinieron unos desalentadores Juegos Olímpicos de Atlanta 96, donde solo cayó una medalla, bronce de Bernardo Segura en caminata.

El nivel panamericano no es el de unos Olímpicos, así que dentro de un año en Tokio, no será sencillo ver a muchos mexicanos subiéndose al podium.

Valoremos y aplaudamos el esfuerzo de los atletas, que muchas veces en condiciones no óptimas, consiguen dar un rendimiento superior a lo esperado, y lo sucedido en Lima, es muestra clara de ello.

Oscar Francisco Cano

Telefórmula en vivo

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close