Opinión

Nada es privado

René Franco

* Netflix pone banderillas a toro pasado y nos informa que nos han robado la vida, otra vez *

Siempre es lo mismo, un grupo de tipejos de cuello muy blanco hacen alguna trastada y se quedan con el poder, que usan contra la población.

Como con los documentales de Enron, o de la burbuja hipotecaria, como con casi lo que sea, los habitantes del mundo parecemos estar siendo estafados y violados en nuestros derechos primordiales, una y otra vez.

Lo que hacemos con ello es convertir el robo en entretenimiento y pagar por ver el desastre en un documental.

Nada es Privado (The Great Hack), Netflix, 2019 (https://www.netflix.com/mx/title/80117542), dice que:

Ahora el mayor valor son los datos (que por cierto, ya superaron en valor al petróleo).

Hay un vacío legal en el que se expandieron Google y Facebook.

El valor en que se sustentan esas dos empresas son los datos de las personas.

Los datos que les hemos entregado les pertenecen, les hemos dado las llaves de nuestras vidas, las de nuestros amigos y familiares.

No hay ninguna corte en el mundo en que alguien haya logrado recuperar sus datos de manos de estas dos empresas.

Cambridge Analytica, presumiendo tener más de cinco mil datos de cada votante en Estados Unidos, inclinó la elección a favor de Trump.

Cambridge Analytica hizo lo mismo con el Brexit, así como con las elecciones y hasta movimientos sociales en muchos países (incluso con funestas consecuencias.)

El resultado de esta manipulación sería un crimen si hubiera alguna ley al respecto. No la hay.

Los activistas creen que nuestros datos (direcciones, teléfonos, gustos, nexos familiares, teléfonos, trabajo, etc.) deben ser considerados patrimonio inalienable de las personas. Por lo tanto, hay que pelear.

Lo curioso son una vez más las conexiones: Steve Bannon, el ultraderechista y principal asesor de Donald Trump rumbo a la presidencia de su país, fue socio fundador de Cambridge Analytica. Y en cierto modo, socio fundador de las fake news de nuestra modernidad: a través de su sitio, Breitbart News (sólo por mencionarlo deben estar leyendo esto), Bannon ha difundido millones de mentiras que por lo visto, bien “enfocadas”, pueden convertirse a través de las herramientas digitales en toda la información que cierta persona recibe a través de sus redes y teléfonos.

De tal modo, esa información puede usarse para aislar al usuario, haciéndole creer una realidad que no existe.

Esto hace que el legítimo dueño de los datos sea considerado un “blanco.”

A esto lo llaman Psy-Ops (operativos psicológicos). Es un término militar.

Si este documental atina en sus tesis, estos datos fueron utilizados contra la población de Estados Unidos, Gran Bretaña y muchos otros países como arma de persuasión, para hackear elecciones y, finalmente, países.

Polarizar, dividir como negocio. Los que emiten los mensajes de esa división están detrás de la misma ventanilla.

Lo único que resta después de ver Nada es Privado en Netflix, son dos preguntas:

  1. ¿Por qué nunca avisan antes y sólo documentan que ya nos volvieron a patear?
  2. ¿Esto sucede también en México?

La segunda respuesta es evidente; sólo pregúntenselo y respóndanlo ustedes mismos. Ahora apaguen ese teléfono. ¡Ya! Si pueden…

 

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button