Opinión

El adiós de dos grandes

Enrique Burak

Este miércoles concluyó la temporada regular de la NBA y con ella, terminaron las carreras de dos de los jugadores más ilustres de los últimos años, Dwyane Wade y Dirk Nowitzki, quienes no solamente dejaron huella en sus equipos, sino que además, pertenecen a una especie en extinción, la de desarrollar toda, o casi toda su carrera en una sola escuadra.

En el caso de Wade, que arribó a la liga en el 2003 como la quinta selección del Draft (el número uno fue LeBron James), como la pidra angular del Heat de Miami, con quienes vivió su etapa de esplendor. Fue 3 veces campeón, primero en el 2006, y posteriormente en la era dorada del conjunto al lado de James y Chris Bosh (que fuera tomado en el cuarto lugar del reclutamiento de ese memorable 2003), obteniendo los títulos del 2012 y 2013, en un lapso en el que arribaron a 4 finales consecutivas.

Wade dejaría Miami por un breve tiempo, entre 2016 y 2018, cuando vistió los uniformes de Chicago y Cleveland, aunque volvería al Heat para su campaña de despedida.

Nowitzki es considerado como el mejor jugador extranjero de la NBA de todos los tiempos. Llegó de Alemania para unirse a Dallas en 1998 para conquistar el campeonato en el 2011, serie final en la que fue designado como el jugador más valioso. Además acudió a 14 juegos de estrellas y fue el elemento más valioso de la liga en el 2007.

En una gran idea del Comisionado Adam Silver, Wade y Nowitzki fueron invitados a participar en el juego de estrellas de febrero pasado en Charlotte, mismo que se convirtió en la punta de lanza para dar un último adiós con los reflectores dirigidos a ellos.

Las carreras de ambos personajes resultan memorables, no solo por la manera en como trascendieron en las duelas, o porque no fueron protagonistas de escándalos, también porque ante la agencia libre y los salarios multimillonarios, las estrellas están acostumbradas a cambiar de escuadra como de ropa interior. Wade, salvo la pequeña pausa que mencioné, y Nowitzki, que nunca salió de Dallas, se convirtieron en ídolos y estandartes de sus equipos dejando huellas muy difíciles de igualar.

Telefórmula en vivo

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close