CoronavirusMundo

¡COVID sobrevive al frío! Hallan muestra viva en comida congelada

Por primera vez una muestra viva del Coronavirus SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19, se encontró en un paquete de pescado congelado.

Una muestra viva del coronavirus SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19, fue encontrada por primera vez en un paquete de comida congelada.

Esta se descubrió en el embalaje de paquetes de bacalao congelado importado que se reciben en el puerto oriental de Qingdao, en China. Tras el hallazgo, el Centro de Prevención y Control de Enfermedades de China compartió que es la primera vez que se prueba que la COVID-19 sobrevive en una temperatura baja.

La primera vez que se ha confirmado fuera de un laboratorio que este nuevo coronavirus (COVID-19) puede sobrevivir durante un largo periodo. En el exterior del empaquetado de productos en condiciones especiales de transporte refrigerado”, detallaron.

Asimismo, apuntaron que este hallazgo podría significar que “el coronavirus usa los productos refrigerados como portadores”. Lo cual posibilitaría la propagación de la COVID “transfronteriza y a larga distancia”. Así lo informó el diario estatal Global Times. Hasta ahora, no han dicho de dónde viene el paquete de bacalao.

Los virus supervivientes en la superficie de los productos podrían infectar a quien entre en contacto con ellos sin usar protección”, apuntaron. Esto pondría en una situación especialmente arriesgada a los trabajadores del sector, sostienen las autoridades sanitarias chinas.

¿Podemos contagiarnos de COVID por la comida congelada?

Sin embargo, aunque se alertó por la presencia de COVID-19 en el empaque del bacalao congelado, las autoridades chinas consideran “muy bajo” el riesgo de infección para el público general. Esto porque, en general, hasta ahora no se han detectado que el Coronavirus se contagie a través de ingerir alimentos.

Y, más allá de la alerta de contagio, el subdirector del Departamento de Biología de Patógenos de la Universidad de Wuhan, Yang Zhanqiu, aseguró que el hallazgo ayuda a avanzar en la investigación sobre la COVID-19. No sólo respecto a la capacidad de supervivencia del virus, sino también sobre su estructura y, aún más importante, sus orígenes.

Según Yang, si la secuencia genética del virus detectado en los embalajes de bacalao coincide con la hallada en humanos, podría poner sobre la mesa la posibilidad de que se originó a través de criaturas acuáticas. Y no por murciélagos o pangolines.

Las autoridades sanitarias chinas concluyeron que el origen del rebrote detectado el pasado 11 de octubre en la ciudad de Qingdao se debió precisamente a que dos estibadores del puerto contrajeron el virus al entrar en contacto con productos que contenían restos de COVID-19.

Con información de EFE.

 

También te puede interesar:

Alertan por ascenso de casos de contagio de COVID-19 en seis estados del país

Casos de COVID-19 se multiplican en Europa: Francia, Alemania e Italia baten récord de contagios

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button