Mundo

Ataques terroristas, odio destapado por las derechas radicales: UNAM

El académico del Centro de Relaciones Internacionales de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM, Moisés Garduño García, precisó que el racismo expresado por grupos a favor de la supremacía blanca en Charlottesville, Estados Unidos, y el reciente ataque terrorista en Barcelona, España, son caras de la misma moneda: la violencia y el odio que despertaron las derechas radicales que se han empoderado en varias partes del mundo.

Durante la conferencia “Racismo y terrorismo: flagelos del siglo XXI” en el auditorio Pablo González Casanova, aseveró que de acuerdo con grupos defensores de derechos civiles, en la Unión Americana han crecido hasta 197 por ciento las asociaciones antimusulmanas, al pasar de 34 a 101 entre 2015 y 2016.

Asimismo, Moisés Garduño García dijo que este incremento es proporcional al de los movimientos de supremacía blanca, de los que se han documentado 130 pertenecientes al Ku Klux Klan, 99 denominados como neonazis, 100 supremacistas blancos ultra nacionalistas, 43 neoconfederados, y 52 anticomunidades LGTB.

Detalló que a partir de la crisis mundial de 2008 estos grupos han ganado terreno y que la pobreza, la crisis de las instituciones, el desempleo y la corrupción son el combustible que alimenta a las élites que los comandan, y lo más peligroso, agregó, es que este tipo de violencia ha empezado a adueñarse del espacio público.

Mediante un comunicado, expuso que “al 2016 existían cerca de 917 grupos de odio documentados, aumento que coincide con el empoderamiento que sienten los líderes de estos grupos ante la llegada de Donald Trump como presidente, y de Stephen Banon como su asesor. Muchos grupos creen que tienen un pie directo en la Casa Blanca”.

Mientras tanto, la académica del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades (CEIICH), Olivia Gall Sonabend, comentó que los recientes ataques reflejan el recrudecimiento o renacimiento del racismo y xenofobia, que hace décadas se pensaba era posible conjurar.

Recalcó que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump no condena estas acciones en su territorio, por el contrario, las alaba, lo que no ayudará a que el fundamentalismo del lado islámico se modere.

Ambos investigadores se manifestaron en contra de que en los medios de comunicación y redes sociales se hagan virales los videos de los ataques, que además de ser una falta de respeto para las víctimas y sus familiares, pareciera un signo de la naturalización del horror.

amd

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button