score
Mundo

Supremo venezolano muestra a embajadores daños por ataque de helicóptero

Caracas.- El presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela, Maikel Moreno, mostró hoy a embajadores extranjeros los daños que sufrió la sede del organismo en Caracas, luego del ataque, el martes, de un helicóptero que fue secuestrado desde donde fueron lanzadas varias granadas.

Moreno, junto con el ministro de Relaciones Exteriores, Samuel Moncada, hizo un recorrido con los embajadores del cuerpo diplomático acreditado y descartó que el atentado atemorice a los magistrados.

“El terrorismo se está presentando en algunos sectores de la sociedad venezolana. Esto no nos va a amilanar. Esto se hace para amedrentar a nuestros compañeros magistrados, jueces y juezas. Esto lo que hace es fortalecernos más, unirnos más para seguir decidiendo o tomar las decisiones que necesita el país para su estabilidad y democracia”, señaló el magistrado.

Añadió que el ataque solo logrará que los magistrados sigan trabajando, en cumplimiento de las leyes.

El TSJ se ha convertido en la principal base de apoyo del gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Está enfrentado a la Asamblea Nacional (Congreso), bajo control de una mayoría opositora, y a la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, a los que ha limitado en sus competencias con una cadena de polémicas sentencias, incluso inició un procedimiento que podría terminar en la destitución de la jefa del Ministerio Público.

Por su lado, Moncada dijo que el ataque del helicóptero puso en riesgo la vida de civiles cerca del Tribunal Supremo de Justicia.

“En ese momento había trabajadores dentro y fuera de las instalaciones. Ningún psicópata va a poner en riesgo la paz del país. Entiendan la magnitud de lo que está sucediendo en Venezuela. Yo no recuerdo un acto tan atroz en la historia de Venezuela”, señaló.

El helicóptero fue secuestrado por el piloto Óscar Pérez, quien ejecutó la acción el martes junto con otros funcionarios. Le puso a la aeronave una pancarta con la palabra “Libertad”.

Aunque la aeronave fue encontrada abandonada el miércoles en la región costera de Vargas, el piloto es buscado con un alerta de código rojo de la Interpol.

Antes del atentado, Pérez grabó un manifiesto en el que pidió la renuncia de Maduro y se declaró parte de un grupo llamado “Guerreros de Dios”.

Notimex



Artículos Relacionados

Back to top button