score
Mundo

Destitución de Rousseff no solucionará crisis política en Brasil: Zovatto. Con López Dóriga

Brasil, como todos los países de América Latina, tiene un sistema presidencial, y el Partido de los Trabajadores (PT), al que pertenecen Dilma Rousseff y Luiz Ignácio Lula da Silva, viene ejerciendo la presidencia pero actualmente no tienen mayoría en el Congreso, explicó Daniel Zovatto, director general de Idea Internacional para América Latina y el Caribe.

Para tener gobernabilidad, agregó, Brasil viene funcionando desde hace muchos años con un presidencialismo de coalición.

Es el caso del gobierno de Dilma, que para poder tener mayoría hizo coalición con varios partidos, uno de ellos es el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), considerado el más importante del país hoy día y que recientemente rompió su relación con el PT.

Por ese motivo el PT perdió mayoría, motivo suficiente para poder llegar a destituir a Rousseff a través de un juicio político sin que exista un delito de responsabilidad.

“Esto es el fondo, porque si esto avanza, que porque una presidenta lo está haciendo mal en lo económico, tiene baja popularidad y se rompe la coalición de partido que le da gobernabilidad, se le puede hacer un juicio político sin que haya un delito de responsabilidad”, expuso.

Daniel Zovatto comentó para el noticiero de López Dóriga que ayer se pudo ver en la argumentación del voto de los diputados sobre el juicio político de Rousseff, que el debate no se centró en el delito de responsabilidad porque no existe tal, sino en la alegación de que en el anterior gobierno manipuló ciertas cifras fiscales para disimular un déficit, que le permitió no tener gran crítica y ganar la elección.

“Eso es lo que vamos a ver en el Senado, donde en realidad inicia el juicio político… es el Senado el que va a crear una comisión que va a determinar si existen causales, eso se somete al Senado, por mayoría simple el Senado tiene que decidir si el juicio avanza o no”.

Consideró que si el juicio avanza “Dilma se tiene que retirar por un plazo máximo de 180 días, la presidencia la asume (Michel) Temer, la presidencia del Senado la asume el presidente de la Corte Suprema de Justicia para garantizar que el juicio tendrá todos los niveles de imparcialidad y solvencia técnica”.

Agregó que al final el Senado tiene que decidir si existen motivos o no para destituirla por mayoría de dos terceras partes,.

El director general de Idea Internacional para América Latina y el Caribe recalcó que tanto Rousseff como Temer tienen resultados negativos en las encuestas, incluso hay muchos que también piden juicio político para él.

“Creo que ir por este derrotero le va a generar más dolores de cabeza que soluciones a Brasil, es tan compleja la situación que hay otra denuncia ante el Tribunal Supremo Electoral alegando que tanto Dilma como Temer utilizaron fondos ilegales de la campaña, y están pidiendo la anulación de esa elección para que hayan nuevas elecciones”.

Agregó que en el PT hay un sector cada vez más importante que considera que en esta situación “es mejor que logremos el consenso, Marina Silva se ha sumado a esta idea, para hacer una enmienda constitucional y pedir que tengamos elecciones anticipadas como una manera de oxigenar el sistema político”.

Ante esta situación, consideró que una solución racional pero difícil, es que este juicio político no prospere en el Senado y se busque una salida política a la crisis con elecciones adelantadas.

“Si esto sigue en este derrotero, de una crisis política que cada día se va agudizando más, además del efecto envenenado que tiene para la economía, este va a ser el segundo año que vas a tener un crecimiento muy negativo, entre el año pasado y este Brasil va a tener un crecimiento negativo de casi el ocho por ciento”.

Esa situación, dijo, “está generando, no solamente en términos de estadísticas habiendo perdido su séptimo lugar en las economías más importantes, sino también ha generado una situación de aumento de la pobreza y pérdida de trabajo que va a traer una conflictividad social que lo va a ser prácticamente ingobernable”.

Zovatoo dijo que lo que le preocupa más de esta crisis política en Brasil es la división, polarización y posible enfrentamiento que se podría llegar a dar dentro de la sociedad brasilera.

“No se puede ir por el camino fácil de que la destitución de Dilma va a traer una pacificación y una solución inmediata a esta crisis”, concluyó.

joa



Artículos Relacionados

Back to top button