score
Mundo

Rusia y Japón abren un nuevo episodio sobre sus disputas territoriales

Moscú.- Rusia y Japón abrieron un nuevo episodio sobre sus diferencias territoriales en el archipiélago de las islas Kuriles en el Pacífico occidental, luego que Moscú anunció el despliegue de nuevos sistemas de defensa en esa zona.

Rusia está considerando la construcción de una base naval en la cadena de islas Kuriles, que Japón ha reclamado después de que Moscú pasó administrar esos territorios al final de la Segunda Guerra Mundial, cuando anexó esos territorios.

Especialistas navales rusos comenzarán una misión de topografía en el archipiélago de las Kuriles en el mes de abril, indicó el ministro de Defensa, Sergei Shoigu, en comentarios divulgados por la agencia estatal de noticias TASS.

“Su tarea principal será ver si es posible crear una base de la Flota del Pacífico en las islas”, señaló Shoigu, quien añadió que los sistemas de misiles Bal y Bastion serán desplegados en las islas este año.

La Flota del Pacífico actualmente tiene sus bases principales en la ciudad de Vladivostok y en la península de Kamchatka.

“Se necesita una base naval. Todas nuestras fronteras marinas deben ser defendidas,” indicó por su parte, el almirante Vladimir Komoyedov, quien dirige el comité de defensa en la cámara baja del parlamento ruso.

“Las Kuriles son tierra rusa”, dijo Komoyedov. “Nuestras fronteras deben ser impenetrables. Demasiados agujeros han surgido después de la disolución de la Unión Soviética, y necesitan ser cerrrados”.

Por su parte, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Japón está tratando de confirmar los planes de Rusia en relación con un plan para construir una nueva base militar en la región, incluyendo las cuatro islas que Japón reclama.

Según funcionarios de la cancillería, si lo que dijo Shoigu es cierto, el plan es incompatible con la postura de Japón respecto a las islas.

El gobierno japonés insiste en que los cuatro territorios en poder de Rusia fueron ocupados ilegalmente por fuerzas de la entonces Unión Soviética después del fin de la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, otros funcionarios opinan que probablemente Shoigu trató de decir que Rusia va a fortalecer su capacidad defensiva en la ruta del mar del Norte y suponen que ese país no tiene intención de contradecir la exigencia japonesa sobre la devolución de las islas.

En fecha reciente, el primer ministro japonés, Shinzo Abe, aseguró que el mayor deseo de su pueblo constituye la firma del tratado de paz con Moscú y la restitución de los Territorios del Norte.

Rusia y Japón técnicamente continúan en guerra desde 1945, y el tratado de paz todavía es un asunto pendiente.

Tokio condiciona su firma a la devolución de las cuatro islas del archipiélago de las Kuriles (Iturup, Kunashir, Shikotan y Habomai) alegando el Tratado Bilateral de Comercio y Fronteras que suscribió con Rusia en 1855.

Moscú, a su vez, señala que estos territorios fueron traspasados a la Unión Soviética tras la Segunda Guerra Mundial en virtud de acuerdos internacionales y que Rusia asumió la soberanía de dichos territorios como sucesora legal de la antigua URSS.

Para Rusia, la firma del tratado de paz entre ambas naciones y la solución del contencioso de las Kuriles son dos cosas diferentes, sin embargo para Tokio un acuerdo de esta naturaleza deben integrar a las islas.

El archipiélago de islas en su mayoría volcánicas, se extiende en dirección nordeste desde Hokkaido, en Japón, hasta la península de Kamchatka en el mar de Ojotsk del océano Pacífico norte.

Notimex



Artículos Relacionados

Back to top button