Mundo

Migración y control de fronteras centran última cumbre de UE en 2015

Bruselas.- La crisis migratoria y el refuerzo de las fronteras de la Unión Europea (UE) estarán una vez más en el centro del debate durante la última cumbre del año que los Veintiocho celebran aquí hoy y mañana.

Los jefes de Estado y de gobierno de la UE debatirán por primera vez la propuesta de la Comisión Europea (CE) de crear una policía de fronteras con competencia para intervenir en un país que enfrente graves dificultades para controlar las entradas en su territorio.

Se pretende que esa fuerza intervenga sin el consentimiento del país afectado, lo que responde a las críticas a Grecia de Alemania, Francia, Hungría y otros países.

Por Grecia han ingresado a la UE más de 801 mil personas sin documentos en lo que va de año, de acuerdo con Acnur.

Sin embargo, muchas capitales se oponen a lo que consideran una intromisión en su soberanía.

Otra propuesta de Bruselas que será sometida a una primera apreciación de los Veintiocho es la puesta en marcha de una iniciativa voluntaria para reinstalar en suelo europeo a unos 50 mil refugiados que se encuentran actualmente en Turquía.

El objetivo es evitar que esas personas se lancen en un viaje peligroso en barcas endebles que ya costó la vida a más de tres mil 600 migrantes este año.

Alemania, principal defensor de la idea y destino central de los inmigrantes, invitó a Turquía, Grecia, Austria, Suecia, Finlandia, Bélgica, Holanda y Luxemburgo a una mini cumbre para tratar del tema, horas antes de la cita principal.

Berlin espera llegar a la cumbre europea con el apoyo necesario para que se apruebe el proyecto, que estaría condicionado al empeño de las autoridades turcas para detener el flujo de barcazas hacia las islas griegas.

Sin embargo, fuentes diplomáticas afirmaron que no se esperan decisiones sobre ninguno de esos temas en la cumbre de hoy.

La cita abordará, además, las exigencias de Reino Unido para su permanencia en la mancomunidad de cara al referéndum que el primer ministro David Cameron prometió realizar al respecto en 2017.

Entre los cambios defendidos por Cameron, el más polémico es el de las prestaciones sociales a ciudadanos europeos que residan y trabajen en Reino Unido.

El primer ministro británico quiere obligar a esas personas a tributar durante cuatro años antes de tener acceso a los beneficios, lo que los demás socios europeos consideran una discriminación.

“Los riesgos son tan altos que no podemos evitar un debate serio sin tabúes”, advirtió el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en su carta de invitación a la cumbre.

La discusión deberá determinar la dirección de las negociaciones técnicas, previstas para concluir en febrero de 2016, a tiempo de la próxima cumbre de jefes de Estado y de gobierno de la UE.

Notimex

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button