score
Mundo

Lamenta CIDH incendio en cárcel de Colombia, murieron 17 personas

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) lamentó la muerte de internos en un incendio en la cárcel la Modelo de Barranquilla, Colombia, e hizo un llamado urgente al Estado para que adopte las medidas necesarias a fin de investigar debidamente estos hechos y evitar su repetición.

Según información de conocimiento público, 17 personas murieron y al menos 63 resultaron heridas como consecuencia de un incendio producido en el establecimiento en horas de la noche del 27 de enero de 2014, en el contexto de un amotinamiento de los reclusos.

Mediante un comunicado, refirió que el incendio se habría originado por un corto circuito producido al momento que un grupo de internos prendiera fuego a unos colchones con la intención de que el humo contrarrestara el efecto de los gases provenientes de una pipeta que habría sido lanzada por parte de la guardia penitenciaria. Diez personas perecieron el día del incendio a causa de quemaduras y asfixia; siete murieron durante la semana siguiente.

El hacinamiento generalizado en las cárceles colombianas ha sido señalado como una de las causas que dieron origen a la tragedia.

Recordó que el hacinamiento en la cárcel Modelo de Barranquilla es del 147 por ciento. Al respecto, la Comisión recibió información según la cual la capacidad del pabellón en donde ocurrieron los hechos era de 196 reclusos y en el momento de los disturbios había 716.

La Comisión ha observado con preocupación la estrecha relación existente entre el hacinamiento y el incremento de los niveles de violencia registrados en los centros de detención, que en sucesos como los registrados en Barranquilla resultaron en la pérdida lamentable de vidas humanas.

La CIDH recordó que el Estado se encuentra en una posición especial de garante frente a los derechos de las personas privadas de libertad. Esto hace que el acto de reclusión implique un compromiso específico y material del Estado de garantizar la vida e integridad personal de los reclusos.

El deber de garantizar implica que éste debe tomar todas las medidas necesarias para prevenir situaciones de riesgo que como la presente, amenacen gravemente los derechos fundamentales de los reclusos. En particular, debe implementar medidas efectivas para reducir niveles de hacinamiento.

La Comisión Interamericana subrayó que los Estados tienen la obligación de investigar de oficio y con la debida diligencia todas aquellas muertes de personas que se encuentran bajo su custodia. En este sentido, los Estados tienen la obligación de conducir investigaciones serias diligentes e imparciales de los incendios que se produzcan en los centros de privación de libertad, que conduzcan al esclarecimiento de los hechos; a la sanción de todas aquellas personas que tuvieron algún grado de responsabilidad; y que constituyan una vía de reparación para las víctimas.

Además, los Estados deben brindar la asistencia psicológica correspondiente a los familiares de las víctimas y a los sobrevivientes que hayan resultado gravemente afectados.

mej



Artículos Relacionados

Back to top button