Mundo

Comienza en El Vaticano el juicio al ex mayordomo papal

Ciudad del Vaticano.- El llamado “juicio del siglo” contra el ex mayordomo de Benedicto XVI, Paolo Gabriele, inició esta mañana en el aula de los tribunales vaticanos, donde deberá responder por el robo de documentos confidenciales del Papa.

Poco después de las 09:30 horas local (07:30 GMT) comenzó la primera audiencia encabezada por el presidente del colegio de jueces, Giuseppe Dalla Torre, quien será responsable de dictar sentencia contra el imputado junto a sus colegas Paolo Papanti-Pelletier y Venerando Marano.

En la pequeña sala del tribunal, a la derecha del estrado, se ubicó el “promotor de justicia” (fiscal acusador), Nicola Picardi, mientras a la izquierda estaba Gabriele, su abogada defensora Cristiana Arru y el representante del segundo imputado, el abogado Gianluca Benedetti.

Claudio Sciarpelletti, ex empleado de la Secretaría de Estado de la Santa Sede en el área informática, está acusado del delito de “favorecimiento” por haber conservado en su oficina un sobre con varios informes reservados a nombre de Gabriele.

Su abogado, Benedetti, lo representa en el aula ya que él no se presentó a la audiencia, algo que está considerado entre sus derechos.

Desde las primeras horas de este sábado periodistas de diversas nacionalidades mantuvieron una creciente expectativa en la sala de prensa vaticana, en espera de obtener información de un pequeño grupo de colegas (ocho en total) que asistirán al proceso.

El interés internacional y su importancia han llevado a catalogar de “juicio del siglo” al procedimiento, que busca deslindar responsabilidades objetivas sobre el escándalo del “vatileaks”, el robo de documentos reservados de los apartamentos pontificios y la filtración a la prensa.

Según el código penal vigente en El Vaticano y que data de 1889, Paolo Gabriele se enfrenta a una pena que podría ir de uno a cuatro años de prisión mientras el otro imputado, Sciarpelletti, podría ser sentenciado de seis meses a un año de cárcel.

De acuerdo a los procedimientos del tribunal, a la apertura del proceso se constatará la presencia de las partes, se dará un contexto del proceso y se someterá a un interrogatorio a los imputados, en este caso sólo al ex mayordomo ya que el informático no está presente.

En este momento el juicio se podría interrumpir si una de las partes presenta alguna instancia de excepción, como –por ejemplo- la solicitud de una pericia.

Si esto no ocurre se pasará a los interrogatorios de los testigos con los cuales se intentará verificar los hechos. En el sistema judicial vaticano la confesión del reo no es considerada la “prueba reina”, por lo tanto aunque Gabriele ya confesó, de todas maneras se deberán confirmar los hechos en la sede del debate.

Asimismo en este juicio no tendrá lugar el famoso “contradictorio de las partes”, es decir el ejercicio en el cual tanto el abogado defensor como el fiscal interrogan directamente a los testigos.

Las acciones del proceso serán coordinadas por el juez, quien realizará todas las preguntas y si alguna de las partes quiere dirigir una pregunta deberá hacerlo mediante el juez.

Una vez concluidos los interrogatorios se pasará a la “requisitoria final” con las arengas conclusivas, en las cuales puede haber réplicas. El último en tomar la palabra será el imputado Gabriele, para dirigirse a los jueces poco antes que estos se retiren a deliberar.

Tras la deliberación, que tendrá lugar en una sala contigua a la del juicio, se dictará la sentencia la cual podrá ser apelada. Las motivaciones de dicha sentencia serán dadas a conocer unos días después, mediante un documentos particular.

Notimex

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button