Mundo

Rusia y China vetan resolución ONU que pide salida Assad

NACIONES UNIDAS- Rusia y China vetaron el sábado una resolución árabe-occidental en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que pedía la renuncia del presidente sirio, Bashar al-Assad, dejar el poder debido a su feroz represión contra una revuelta popular.

Se trata de un revés en los esfuerzos diplomáticos para poner fin pacífico a la revuelta, después de que los líderes mundiales y activistas de la oposición siria acusaran a las fuerzas de Assad de matar a cientos de personas en un bombardeo a la ciudad de Homs.

La incursión militar en Homs ha sido considerada la noche más sangrienta en los 11 meses de levantamiento en el país árabe.

Poco antes de que el Consejo de Seguridad votara, el presidente estadounidense, Barack Obama, denunció el “asalto incalificable” sobre Homs, exigió que Assad dejara el poder de inmediato y llamó a la ONU a tomar acciones en contra de la “brutalidad” del gobernante sirio.

“Ayer (viernes) el Gobierno sirio asesinó a cientos de ciudadanos sirios, incluyendo mujeres y niños, en Homs durante un bombardeo y otros actos de violencia indiscriminados, y las fuerzas sirias continúan evitando que cientos de civiles heridos busquen ayuda médica”, sostuvo Obama en un comunicado.

“Cualquier Gobierno que comete brutalidad y masacra a su pueblo no merece gobernar”, aseveró.
El mandatario estadounidense y otros líderes occidentales y árabes generaron una presión sin precedentes sobre Rusia, aliado de Assad, a fin de que permitiera al Consejo de Seguridad aprobar una resolución que apoyaba un pedido de la Liga Arabe para la renuncia de Assad, que debía transferir su autoridad.

PRESION QUE NO SURTIO EFECTO

Aparte de Rusia y China, los otros 13 miembros del Consejo de Seguridad votaron a favor de la resolución, que habría indicado que el consejo “respalda en su totalidad” en plan de la Liga Arabe.

La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, dijo el sábado que no había sido posible trabajar constructivamente con Rusia de cara a la votación en el consejo, incluso aunque una intervención militar en Siria – algo a lo que Moscú se opone con firmeza – había sido descartada por completo.

“Creí que había alguna forma de abordar, incluso en el último momento, algunas de las preocupaciones que los rusos tenían. Ofrecí trabajar de una forma constructiva para hacerlo. Eso no ha sido posible”, dijo a periodistas en una conferencia de seguridad de Múnich.

Luego de lo que funcionarios estadounidenses calificaron como “vigorosas” negociaciones entre Clinton y su par ruso, Sergei Lavrov, Moscú anunció que su ministro de Relaciones Exteriores viajaría a Siria dentro de tres días para reunirse con Assad.

Mohammed Loulichki, embajador de Marruecos en la ONU, el único miembro árabe en el Consejo de Seguridad compuesto por 15 países, expresó su “gran decepción” ante el anuncio de que Moscú y Pekín habían unido fuerzas para echar abajo la resolución.

El embajador francés en Naciones Unidas, Gerard Araud, dijo que “es un día triste para este consejo (de seguridad), un día triste para los sirios y para la democracia”.

Diplomáticos afirmaron que China esperaba respaldar la postura final de Rusia. La decisión rusa de vetar la resolución se produjo después de que funcionarios europeos y estadounidenses rechazaran una serie de enmiendas hechas por Moscú al texto de la ONU.

Reuters

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button