Inflación básica no retrocede y alcanza su mayor nivel en 22 años

El crecimiento del 0.31% en la inflación subyacente en la primera quincena de julio fue el mayor para dicha quincena desde 1999.

La inflación básica no cedió en la primera quincena de julio. En la primera mitad del séptimo mes de este año la inflación subyacente creció 0.31 por ciento con respecto a la segunda quincena de junio, alcanzando el 4.64 por ciento, su mayo nivel desde enero de 2018.

De acuerdo con los datos del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la inflación básica o subyacente—entendida como aquella que no considera los precios de alta volatilidad como los energéticos y los alimentos—creció 0.06 puntos porcentuales en su variación quincenal, manteniendo la tendencia alcista desde que comenzó el año.

Las presiones inflacionarias globales volvieron a impactar en los precios al consumidor en la primera quincena de julio, principalmente en la inflación básica que representó más del 80 por ciento de la inflación general.

Con respecto a su comparativo anual, en la primera quincena de julio de 2020 la inflación básica se ubicó en 3.84 por ciento, mientras que en la primera quincena de julio de este año se situó en 4.64 por ciento, lo que significó un incremento de 0.8 puntos porcentuales, debido al alza de los precios de las materias primas a nivel mundial.

Al respecto, el director de Moody´s Analytics para América Latina, Alfredo Coutiño, señaló en su cuenta de Twitter que “la serpiente inflacionaria en México sigue subiendo más”, por lo cual las loncherías, fondas, taquerías, restaurantes y similares siguen ajustando sus precios al alza, por lo cual consideró que la inflación básica va en contra del objetivo del Banco de México (Banxico) de garantizar una inflación general de 3+/- 1 punto porcentual.

Por ello, reiteró que el banco central continuará con la tendencia al alza en las tasas de interés, debido a que la inflación básica ha alcanzado niveles no observados en más de 32 meses, cuando se liberalizaron los precios de las gasolinas.

Por su parte, el subgobernador de Banxico, Jonathan Heath, reconoció en su cuenta de Twitter que los datos publicados por el Inegi no son positivos, ya que la inflación subyacente tuvo su mayor incremento para dicha quincena desde 1999.

Ante el aumento inflacionario, el economista en jefe para América Latina de Credit Suisse, Alonso Cervera, consideró en la misma red social que Banxico tuvo razón en incrementar 25 puntos base la tasa de interés interbancaria el pasado 24 de junio, ya que de no hacerlo se le criticaría por ser pasivo e indiferente ante los datos de la inflación.

También el estratega de deuda y macroeconomía de la firma Franklin Templeton, Luis Gonzali, estimó no será extraño que el banco central vuelva a aumentar la tasa de interés en las siguientes reuniones de política monetaria, visión en la que también coincidió Marco Oviedo, economista en Jefe para México del banco británico Barklays, quien incluso en su red social estimó que en la reunión de agosto la tasa de interés subirá al 4.50 por ciento.

En tanto, la directora de Análisis Económico y Financiero de Banco BASE, Gabriela Siller, expresó en su cuenta de Twitter que la mayor incidencia de la inflación en la primera quincena de julio fue causada por los productos alimenticios y el gas doméstico LP, por lo que se ha fortalecido en el mercado la tesis de una nueva alza de las tasas de interés.

Los precios al consumidor han aumentado desde que comenzó el año, ante el incremento de las materias primas, por lo cual el banco central buscará controlar los precios a través de nuevas alzas en las tasas de interés durante este año, por lo que podría cerrar el 2021 con una tasa de interés interbancaria del 5 por ciento.

 

Salir de la versión móvil