score
AudioMéxico

LA UNA, Mientras tanto en radio. Caso de Jacinta, Alberta y Teresa desnuda aparato de justicia en México

Leopoldo Maldonado, abogado del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, calificó de emblemático el caso de indígenas Jacinta Francisco, Alberta Alcántara Juan y Teresa González Cornelio quienes fueron liberadas tras pasar poco más de tres años en prisión por un delito que no cometieron.

En entrevista con “Mientras tanto en radio”, el abogado destacó que en este caso se presentaron varios aspectos que dejan al desnudo el aparato de justicia en México.

“Fue un caso emblemático precisamente porque desnudó por completo el aparato de procuración y administración de justicia en México, en dos vertientes. Una, el tema de la violación a las garantías del debido proceso que enfrenta cualquier persona que sea digamos sometida a algún proceso de índole penal, que carece de mínimas garantías como presunción de inocencia, defensa adecuada.

“En el caso de Jacinta, Alberta y Teresa pues el acceso a un traductor que pudiera explicarles por qué estaban siendo detenidas; pero el otro también tiene que ver con cómo el propio aparato de justicia reproduce una discriminación estructural que es lacerante en nuestro país.

“Ayer se recordó también el tema de la triple discriminación por ser mujeres, por ser indígenas y por ser pobres hay un sistema que las castiga. Hay un sistema que se ensaña y sobre todo también hay un sistema que está creado, como se demostró plenamente, pues para actuar de manera arbitraria precisamente porque los agentes federales de investigación marzo de 2006 acuden a hacer pues prácticamente a robar mercancía pirata o apócrifa sin ninguna orden.

“Pues prácticamente iban a revisar o decomisar todos esos materiales presumiblemente para después venderlos y obtener una ganancia en ese sentido. Entones ante la oposición de la población y como no les permitieron realizar estos actos de manera ilegal, pues se desquitan con ellas tres, les integran una investigación. Es decir, esto implica que utilizaron el aparato del Estado para fines complemente ajenos a los que está creado el sistema de justicia”, indicó.

Al tiempo que consideró que “esos actos fueron avalados por la procuraduría y por un juez federal. Entonces eso es sumamente grave yo creo que hay que resultar también lo que decía Estela Hernández, hija de Jacinta: ‘dónde están ahorita esos funcionarios’”.

El abogado lamentó que hechos como los que vivieron Jacinta, Alberta y Teresa puedan ser vividos por otras personas. Para él, “sigue siendo una deuda histórica con los pueblos indígenas en todos los rubros que tenemos como país en materia económica, política, inclusión social y eso es un reflejo que en pleno Siglo 21 no podemos permitir que siga pasando”.

Por último, el litigante consideró que preocupante lo que vive este sector de la población. Aseguró que tras la disculpa de la Procuraduría General de la República (PGR) a las indígenas “pareciera que es borrón y cuenta nueva con esta disculpa; pero no se están tomando medidas de transformación estructural para que esto no vuelva a suceder”.

jdg



Artículos Relacionados

Back to top button