AudioMéxico

No estamos en una crisis por falta de combustible en el país: Pemex. Con Ciro Gómez Leyva

Aunque reconoció una serie de eventos relacionados con tomas clandestinas en San Luis Potosí, Carlos Murrieta Cummings, director general de Pemex Transformación Industrial, hizo un llamado a los potosinos para evitar compras de pánico, informando la llegada de un tren cargada de combustible para la estación; con lo que se descarga cualquier problema de abasto.

Murrieta Cummings explicó que en la zona del Bajío se presenta una situación particular, pues para abastecer de combustible, este se tiene que transportar desde varias zonas de México. Sin embargo, sostuvo que “tenemos producto a nivel país para, básicamente, seis días. Es bastante para estarlo moviendo a los diferentes lugares”.

En entrevista telefónica para el espacio informativo “Ciro Gómez Leyva por la mañana”, Carlos Murrieta subrayó que, aunque no había más de dos estaciones con suministro crítico, se presentaron algunas compras de pánico.

Informó que al estado llegó un tren cargado con combustible, por lo que “no debería haber ningún problema hacia adelante”.

Dio a conocer también que se presentaron problemas de tomas clandestinas, sin embargo, “y las estamos atacando conforme las vamos identificando”.

A pregunta expresa si hay desabasto de combustible en algunas zonas del país, Murrieta Cummings refirió que hay lugares “donde estamos al día en la parte del Bajío”, precisando que se tiene producto en las terminales, el cual se tiene que mover muy rápido.

Agregó que se ha registrado un aumento de entre el 20 y el 40 por ciento en la venta de combustible, “eso es lo que genera el estrés al llevar el producto a las estaciones de servicio”. Asimismo, sostuvo que, ante la posibilidad de desabasto, hay una sobredemanda en las estaciones.

Carlos Murrieta Cummings explicó que hay tres formas de abastecimiento de combustible: las pipas blancas de Pemex, que los gasolineros vayan directamente por el combustible a la terminal, el llamado autoabasto; o el llevar producto de una terminal a otra.

Además de las compras de pánico, el director de Pemex Transformación Industrial habló de las tomas clandestinas que se registran en el ducto que lleva combustible del Bajío a Guadalajara, lo que provoca que el suministro se pare hasta por 8 horas “y, por otro lado, puede generarse un derrame que sería muy grave”.

Otro de los factores que provoca retraso tiene que ver con la detección de tomas clandestinas, pues pueden tardar hasta ocho horas desde que se detecta una hasta que se repara la fuga y se vuelve a bombear el producto.

jgam

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button
Close