score
MéxicoVideo

En informe GIEI hay más involucrados en desaparición 43: Buitrago y Beristáin. Con Ricardo Rocha

El informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) muestra mayor amplitud de los hechos ocurridos la noche del 26 de septiembre no sólo en Iguala, Guerrero, cuando desaparecieron 43 normalistas de Ayotzinapa, sino en lugares aledaños a Chilpancingo y Huitzuco, lo cual evidencia un panorama más complejo de lo ocurrido, además de que demuestra la participación de otros actores del Estado en diferentes escenas del crimen.

Entre ellas, elementos de la Policía Federal, la Policía Federal Ministerial, la policía Estatal y agentes de inteligencia del Ejército que estaban vigilando lo que sucedía con los estudiantes, lo cual muestra un panorama “de falta de investigación y sobre todo de falta de protección de los normalistas esa noche”, indicaron los expertos Ángela Buitrago y Carlos Martín Beristáin.

En este sentido, precisaron que en el informe creció el número de involucrados en la desaparición de los 43 normalistas, y “no sólo crece el mapa en términos de geografía, sino también en términos de presencia de muchas fuerzas y autoridades, inclusive hemos reseñado en ese capítulo el tema de la Policía Ministerial y de la Policía Federal que recibe un oficio de la Procuraduría a las diez y media de la noche del 26 de septiembre en donde se expide una orden de un funcionario para que verifique que está sucediendo con el ataque a los normalistas”, precisó Buitrago.

Es decir, comentó la especialista, hubo una alerta muy temprano de los hechos a partir de las 19:00 horas del 26 de septiembre y se verificó que se trabajó sobre la base de una serie de informaciones que da la Policía Federal a través de notas informativas que no corresponden con la verdad y que se envía información que es contraria a los hechos que están sucediendo.

“La Policía Federal manda unas notas informativas en donde dice, inclusive, que el saldo, que termina siendo la operación de la madrugada del 27, es en blanco, cuando ya había muertos, había heridos, y había personas que habían desaparecido porque inclusive el contacto del conocimiento de la desaparición es muy temprano, tanto así que la Procuraduría de Chilpancingo ordena que se investigue a las diez y media de la noche del 26 de septiembre del 2014”, indicó Buitrago.

En entrevista con Ricardo Rocha, los especialistas aclararon que ellos no están diciendo que los destacados federales tuvieran una participación directa en los hechos, “lo que estamos diciendo es que estuvieron en las escenas del crimen, conocieron lo que estaba pasando, tenían una orden de investigación, tenían información, en el caso del militar, transmitió a su cadena de mando lo que estaba viendo en la escena del Palacio de Justicia y no sabemos cuáles fueron las decisiones que se tomaron para ello”.

Beristáin precisó que lo que se sabe es que la Policía Estatal se acuarteló, se protegió a sí misma y protegió una prisión, lo cual no tenía mucho sentido en el contexto de lo que estaba pasando esa noche, también que la Policía Federal se habría acuartelado antes de la reacción del ataque a Los Avispones, lo cual no sigue el mandato de investigación y no tiene sentido y que la Policía Ministerial estuvo presente, vio lo que sucedía y simplemente cuando los municipales les dijeron que no pasaba nada se regresaron y no hizo nada.

mej



Artículos Relacionados

Back to top button